‘Cafrepadres’ al volante, pero ¿y los [email protected]?

No puedo más con los padres insensatos. Me da rabia ver a los “responsables” de la protección de los niños transportarlos sin medidas de seguridad.

Mucha queja al Reglamento de Tránsito, pero los niños siguen viajando sin cinturón, en las piernas o, de plano, parados, jugando (o asomándose por el quemacocos).

¿No que los ‘criaturos’ son lo más importante?¿De verdad creen que con sus superbrazos poderosos van a protegerlos en un choque?

Le sucedió hace mucho a una amiga: regresaba a casa en el típico auto-sardina-alamexicana, iba en el asiento trasero, con su hija pequeña en brazos, cuando pasó lo que siempre creemos que no ocurrirá: chocaron. La niña salió volando. Aunque su mamá “la agarró con todas sus fuerzas”, no pudo retenerla debido a la velocidad del golpe. Se salvó de milagro, pero con cadera rota y meses de rehabilitación. Sostener a un bebé en brazos, durante un choque a 60 kilómetros por hora, requiere la misma fuerza que alzar un vehículo mediano, ¿usted es capaz de levantar un vehículo mediano?

Según el reglamento, los menores de 12 años deben “ser transportados en un sistema de retención infantil o asiento elevador”. Lean el Artículo 39 para más detalles, pero en esencia: se necesita una silla de auto como las que hay en cualquier tienda. Si compra la más cara del mercado, no le costará ni la mitad del auto ni una micromillonésima de vida de su hij@.

LEER LA COLUMNA ANTERIOR DE ALMA DELIA FUENTES: LA CHAPONOVELA Y EL (EXPERTO) #TRENDELMAME

Sólo 30% de los chilangos (o ‘chairopolitanos’, como sugiere Buzzfeed llamarnos) usa carro particular como medio principal de transporte. Ya que el GDF anda haciendo una #bonitacampaña por los derechos de los niños, podrían hacer campañas para que exijan a sus padres un traslado seguro o apoyar su #viajeseguro, con descuentos en la compra de asientos infantiles a través de la tarjeta de Capital Social o de los beneficiarios del Programa de Útiles y Uniformes Escolares, ¿no?

Coincido en que es excesivo pagar multas, lo que no entiendo es por qué, en lugar de evitarlas, nos quejamos de que “no son proporcionales a los sueldos” o “a los pésimos servicios que tenemos”.

Se supone que son altas para desincentivar la cometida de infracciones, ¿las quieren baratas para poder pagar muchas?, ¿o cómo? Por lo menos deberíamos evitar que la empresa concesionaria se lleve carretadas de dinero a costa de nuestra imprudencia. Quizá se hagan ajustes, pero en principio, resulta que reducir la velocidad es necesario en una ciudad con una gran cantidad de autos circulando por las mismas calles. Cuando “se les permite circular a altas velocidades (superiores a los 100 kmph), la cantidad de vehículos que logran pasar por un carril se reduce drásticamente”, escribió @rafaelprietoc.

Esta semana, una mamá me dijo indignada: “Quieren que vayamos a 20kmph, ¡sólo porque hay escuelas!”. o.O ¿Cómo queremos formar ciudadanos responsables? ¿Enseñando a los hijos que ni su seguridad es más importante?

Por cierto, en #taxi no hay sillas para niños, pero me conformaría con que los cinturones de seguridad no estuvieran “escondidos”. Resulta que en una omisión chabacanisma del Reglamento de Tránsito, los taxistas están exceptuados de esta obligación, es decir, ¿en taxi no hay riesgo de accidentes?