“¿Cuántos delitos se han cometido en tu rumbo?”, por @PPmerino

Harás un ejercicio de memoria de anécdotas; recordarás que a menganito lo asaltaron en tal esquina; que se metieron a la casa de sutanita; que a fulanito lo golpearon afuera de un bar. En fin, tendrás un anecdotario pero serás incapaz de responder la pregunta.

La razón es simple: aquí NO se publican datos de criminalidad georeferenciados.

Te ahorro el esfuerzo, lo único que te vas a encontrar son reportes mensuales agregados por delito a nivel de todo el DF; y a nivel de delegación por agregados de delitos. Algo completamente inútil si tu meta es saber qué tan seguro estás en ciertas zonas y a ciertas horas. Podrás también conocer los “cuadrantes” de la ciudad, sólo por curiosidad cartográfica, porque ahí no hay información sobre delitos.

¿A quién puede beneficiar el mantener esa información resguardada? ¿Qué idea de gobernanza y democracia pueden sustentar que tú no puedas saber cuáles son las condiciones de seguridad de tu entorno inmediato? Por un lado, te niegan información necesaria para tu seguridad; por el otro lado, el gobierno de la ciudad se niega a que ciudadanos informados le ayuden a identificar zonas de peligro y combatirlas.

La única zona en la que tendrás algo cercano a la información que necesitas es la delegación Miguel Hidalgo, en donde se publica un mapa de seguridad con nueve delitos y en donde puedes además elegir rangos de fechas. ¿Por qué Miguel Hidalgo realiza este ejercicio y el gobierno de la ciudad es incapaz de replicarlo?

Ciudades como Chicago, una de las más violentas de Estados Unidos, han iniciado una política de datos abiertos que en tiempo real permite identificar delitos al nivel de calle. Esta es una iniciativa del propio gobierno de la ciudad, que publica todos los delitos y los mapea.

En el DF lanzaron llenos de entusiasmo una réplica de estas iniciativas, bajo el rótulo de Laboratorio para la Ciudad. Después de más de un año de su existencia, no queda claro cuáles son las ganancias que los capitalinos han tenido con ese ejercicio. Para empezar, los datos liberados son de una alarmante inocuidad política e inutilidad ciudadana.

Si la intención era generar un espacio para platicar temas políticamente neutros y ciudadanamente irrelevantes, se ha logrado. Personalmente creo sinceramente en el proyecto y quienes lo coordinan, pero llegados a este punto, creo también que si no pueden replicar los ejercicios de transparencia y gobernanza de otras ciudades, en temas centrales como la seguridad, no tiene mucho sentido su existencia.

Para nuestra fortuna, hay mexicanos con iniciativa y talento que sustituyen estas funciones, solitos, sin apoyo alguno buscan datos; generan información geográfica; y visualizan ambos. Hablo en este caso de Diego Valle y su publicación permanente de datos y visualizaciones. Pues bien, Diego hizo justo lo que necesitamos: un mapa interactivo de delitos por cuadrantes.

¿Cuántos delitos se han cometido por tu rumbo? Explora estos mapas:
http://www.diegovalle.net/maps/cuadrantes-delictivos/cuadrantes.html
y http://www.diegovalle.net/maps/cuadrantes-delictivos/#

(JOSÉ MERINO / @PPmerino)