Que Peña no deje pasar a López Obrador- Fox

Las últimas palabras que pronunció el expresidente Vicente Fox, en la entrevista que me dio luego de tomarle su testimonio para la Comisión de la Verdad de Oaxaca, fueron los apellidos de su principal adversario político. Esos apellidos que el empresario de Guanajuato sigue viendo como un peligro. Pero en este apartado final de nuestra conversación, Fox habló un poco más de Peña Nieto que de López Obrador.

– Usted tiene una alianza -o no sé cómo llamar a la relación- con el presidente Enrique Peña Nieto. Me gustaría saber cuál es su valoración de estos tres años de gobierno.

– A ver, primero no es alianza, es sencillamente apoyar a una persona que vino con las mejores ideas en la campaña, una persona que está logrando grandes cosas por un lado, pero por el otro lado se generaron problemas alrededor. Yo creo que las reformas que se están llevando a cabo son ejemplares, profundas, yo creo que por primera vez estamos en una verdadera lucha en contra de la corrupción, ahora veo que los mensajes son potentes.

– ¿Cuáles mensajes?

– Lo del gobernador de Coahuila, ¿cómo se llama?

– Humberto Moreira

– Merecido tiene lo que le está pasando, se lo buscó. Lo de Kate (del Castillo) también. La quiero mucho, es buena persona, es buena conocida, pero metió la pata y ahora hay que ver cómo sacarla. Al otro, Sean (Penn), alguien tiene que exigirle cuentas de lo que andaba haciendo, pero al final no confundirnos, hacer una película o periodismo como fue Julio Scherer allá a entrevistarse con el Mayo, no es pecado, no es crimen, no debe juzgarse así. Sí verificar si no hubo otros negocios, eso hay que verificarlo, pero hay que ser muy prudentes en la manera de señalar, de acusar, y muy cuidadoso en la manera de juzgar.

– Y cuando decía de los problemas del primer trienio, me imagino que incluye la ejecución y desaparición de estudiantes de Ayotzinapa, así como la Casa Blanca, o ¿a qué casos se refiere?

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE DIEGO E. OSORNO: FOX Y LA PEPSI-COLA

– Son terribles esas cosas, pero estar acusando de manera generalizada o buscando los culpables, yo creo que hay obligación de transparentar y de hacer claro lo que pasó ahí, definitivamente es indispensable que eso se haga. Si el ejército estuvo involucrado, si otros cometieron errores, pero esta explosión de posiciones y de informaciones muchas veces contradictorias nos ha llevado a más confusión y es indispensable que esto se aclare. Es más, yo creo que nunca debió haber sucedido. Cuando menos en mi administración, a mí me dijeron: “ojo, hay unas escuelas de estas que son verdaderos polvorines y pueden explotar en cualquier momento”. Que hay un radicalismo brutal de guerrilla, de todo esto que también ese lado tuvo que haber tenido muchas más preocupaciones para que eso no sucediera. Esos estudiantes pagaron probablemente con su vida, yo creo que esa es la conclusión, es muy desafortunado, no debió de haber sucedido y el país tiene obligación de aclarar eso y otros crímenes colectivos que se han dado en los últimos años, pero bueno, vayamos terminando esta conversación.

– ¿Su consejo para el cierre del presidente Peña Nieto?

– Que no deje pasar a López Obrador.

 

Compartir
Artículo anteriorMás papistas que el Papa
Artículo siguienteReconocimiento a Doñán
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.