La fábula presidencial

Érase una vez un Presidente que tenía un petróleo que le daba gasolina para gobernar cada día a una sociedad donde había más de 50 millones de pobres.

Un día el Presidente le prometió a la sociedad que haría que este petróleo diera una mayor riqueza y, para tratar de conseguirla, lo privatizó.

Al hacer esto, el Presidente (y los 50 millones de pobres) se encontró, para su sorpresa, con que el petróleo, al igual que la tierra, el agua y otras riquezas naturales privatizadas antes, ya no daría ningún bienestar directo a la sociedad, sino que sería buen negocio para unas cuantas personas.

Así fue como el Presidente que según quiso hacer rica a la sociedad, perdió el petróleo con el que, a pesar de robos y otros problemas, habían asegurado cierto bienestar día con día para buena parte de la sociedad. Luego, los 50 millones de pobres vieron cómo todas las cosas encarecían y, desde lejos, al Presidente feliz en su Casa Blanca.

Fin.

La anterior es una de tantas formas en las que se puede reescribir, a la mexicana y en estos tiempos, la historia de la gallina de los huevos de oro, una de esas fábulas con las que solemos educar a nuestros hijos en torno a ciertos valores morales.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE DIEGO E. OSORNO: NUEVO LEÓN BRONCO

No me meteré al espinoso asunto psicológico de un mandatario que con apenas el 20 por ciento de aprobación ciudadana y decenas de protestas en las calles de casi todo el país, salga a tratar de explicar la crisis económica con un relato para niños. Tampoco haré el chiste fácil de que nuestro gobernante por fin ha demostrado que leyó un libro, aunque haya sido en su lejana infancia, en este caso, el de las fábulas de La Fontaine.

Lo único que quisiera es leer y releer el relato original hasta entender qué tipo de moraleja buscaba el Presidente que aprendiéramos:

 

La gallina de los huevos de oro

La Fontaine

La avaricia pierde todo

queriendo todo ganar.

Para probarlo me basta

contar la historia fatal

del hombre cuya gallina,

si es la fábula verdad,

de poner huevos de oro

diariamente era capaz.

Creyó el hombre que en su cuerpo

iba un tesoro a encontrar;

la mató, la abrió, y a todas

las gallinas la halló igual,

perdiendo de tal manera

de su fortuna lo más.

A las gentes codiciosas,

esta fábula les va;

en estos últimos tiempos

¡Cuántas he visto cambiar

de muy ricas a muy pobres,

porque ambicionaban más!

Compartir
Artículo anteriorCárdenas y Peña: crisis petrolera
Artículo siguienteDerribando pinos: ¿dónde jugar boliche?
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.