Detrás de un tuit

¿Qué nos puede deparar un año que inicia con el asesinato de una alcaldesa? Perdón por ser aguafiestas cuando las celebraciones continúan (¡en unas horas llegarán los Reyes Magos!), pero la situación del país no está para falsos vaticinios. Mi presentimiento es que 2016 será un año del carajo. Lo único que me brinda esperanza es esa suerte de rebelión e irreverencia ciudadana que parece despertar más cada día y traducirse en una conciencia más abierta y clara ante la política y los políticos.

No todos los políticos son iguales, desde luego, pero casi toda la política mexicana es inmoral y está torcida, corrompida, desprestigiada. Antes -muchos años atrás-, al Presidente se le nombraba precedido con el respetuoso “señor”, lo mismo que a diputados, alcaldes y senadores. En el México del siglo XXI, un tuit basta para revelar cómo han cambiado las cosas.

México va en el rumbo correcto, por ello este año nuestro objetivo es ganar para formar gobiernos que den estabilidad y buena marcha al país”, escribió en las primeras horas del año el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Quizá la cuenta de Beltrones está plagada de trols y denostadores, porque las respuestas a su tuit, salvo un par de usuarios claramente priistas, fueron las siguientes:

“Habló la vaca y dijo muuu”.

“¡El 28 de diciembre ya pasó!”.

“¿En qué país vives, sinvergüenza?”.

“Díganos cómo, su serenísima”.

“Viernes de nomameslandia: ¿Y el dólar de 15 a 18? ¿Y Ayotzinapa? ¿Y los 43? ¿Y los 11 mil muertos en un año?”.

“¿Está drogado?”.

“Pena debería darle escribir estas cosas”.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE WILBERT TORRE: EL AÑO NEGRO DE LA PRENSA

“Para ustedes lo correcto es corrupción e impunidad”.

“Imbécil”.

“Con 50 millones de pobres tu partido gana”.

Beltrones está en su derecho de declarar lo que desee, sin duda. Pero lo importante es la reacción de la gente. ¿Por qué?

Porque representa un ya basta de la ciudadanía a que los políticos puedan mentir y manipular cuando les venga en gana. Que se den cuenta de que no nos ven la cara.

Porque, en el país de las instituciones de impunidad, este tipo de respuestas muestran que en el juicio de la gente los políticos no pasan impunes.

Porque hay una mayor conciencia sobre la voz y la participación ciudadana.

Porque en México, pese a todo, hay quienes creen en otra forma de país y de hacer política.

Histrionismos y opiniones aparte, un recuento de datos duros y acciones de políticos que en 2015 contribuyeron a desprestigiar la política:

El presidente Peña aceptó una casa de siete millones de dólares del contratista favorito de su gobierno. El de Mancera es el peor gobierno que la Ciudad de México ha tenido jamás. El PAN fue el partido de los moches. El PRD se partió, ahogado en corrupción. Casi 500 diputados del PRI, PAN, PRD, PVEM, MORENA Y PES se regalaron un sobresueldo de 200 mil pesos en diciembre.

En enero, mes de los deseos, les dejo unos regalos para que el resto del año puedan recordar a los políticos que no gobiernan vacas:

@EPN

@lopezobrador_

@RicardoAnayaC

@MFBeltrones

@Jesus_ZambranoG

@abasave

@DanteDelgado

@LVidegaray

@osoriochong

Compartir
Artículo anteriorDesbordada
Artículo siguienteEl universo a nuestra disposición
Autor de "Narcoleaks" y "Obama Latino". Sus historias han aparecido en "Etiqueta Negra", "Gatopardo", "Letras Libres" y "El Mercurio" de Chile.