Corran a firmar

A mi no me ha resultado fácil interesarme y no dudaría que quien se pasee por estas líneas sienta lo mismo: ¿una Constitución para la Ciudad de México? ¿Para qué? ¿A quién le importa? Todo este proceso me suena a algo muy lejano.

Además, someternos a un proceso electoral para definir quiénes habrán de redactar la Constitución parece un gasto innecesario y un nuevo pretexto para que los partidos políticos hagan su agosto.

Hasta parece intencional: que nadie se entere, que nadie participe.

Hay buenas razones para sentirse así. Los partidos políticos diseñaron una contienda en la que ellos mismos se dieron todos los privilegios y dejaron las dificultades… para los ciudadanos.

Es fácil probar esto.

Ellos decidieron que 40% de los constituyentes sea designado, y no electo. El Congreso, el Presidente y el jefe de Gobierno van a negociar estos nombres y sólo nos queda mantener la esperanza de que decidirán bien.

El 60% restante será electo, en un proceso electoral diseñado para que los ciudadanos no puedan participar y todo quede, de nuevo, en los partidos. O si no, cómo explicarse que se necesitan 73 mil firmas para que un ciudadano pueda registrarse como candidato independiente. Y que sólo tienes el mes de marzo para hacerlo.

Los candidatos de los partidos sólo necesitan la bendición de sus dirigentes.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE DANIEL MORENO: CUANDO OCHO MILLONES NO IMPORTAN

Y a pesar de todo esto (aunque suene paradójico), vale la pena involucrarse. Porque no está de más recordar que esta Constitución habrá de definir cómo habrá de organizarse nuestra ciudad y cuáles serán nuestros derechos y libertades, y esto, por supuesto, es demasiado importante como para dejárselo a las cúpulas partidistas.

Es un proceso que los propios ciudadanos debemos arrebatarles a las cúpulas partidistas.

Puede ser simplemente votando, que no es poca cosa, pero también, y éste es un paso clave, firmando a favor de una candidatura ciudadana, que abre paso para organizaciones de la sociedad civil y nuevas agendas, para temas tan diversos como movilidad o combate a la corrupción, igualdad o democracia participativa.

Hay 74 ciudadanos que ya le avisaron al Instituto Nacional Electoral que quieren participar y cada chilango puede firmar hasta por cinco candidatos.

Líneas más arriba decía que, a pesar de todas las dificultades, vale la pena involucrarse. Quizá debería haber dicho que “gracias a todas estas dificultades” hay que entrarle. Porque la decisión no puede quedar en manos de unos pocos.

La construcción de una ciudad que respete derechos, permita la participación ciudadana, obligue a la rendición de cuentas y combata a la corrupción no es tema de partidos.

(Yo, por lo pronto, firmaré a los candidatos independientes agrupados en #TúConstituyente. Si quieres conocer su agenda, echa ojo a su cuenta de tuiter: @tuconstituyente)

 

Compartir
Artículo anteriorLa realidad hecha de palabras
Artículo siguienteUna colonia contra el TAE
Periodista y director de AnimalPolitico.com. Ha trabajado en "Reforma", "Milenio" y "El Universal". Es profesor en la maestría de Periodismo del CIDE y colabora en distintos espacios radiofónicos, como Fórmula y W Radio.