#SiTienesOvarios

En nuestro capítulo anterior les contaba de los esfuerzos de mi amigo Lalo Limón por encontrar a la persona que lo atropelló en la CDMX. Ante la inopia de las autoridades que no pudieron rastrear al dueño de las placas y que borraron el video del C4 donde se consignaba el hecho porque la víctima se tardó en hacer la denuncia (resulta que no podía caminar), decidió escribir una obra de teatro sobre su historia, misma que estrenó y cuyas funciones ha aprovechado para recabar firmas y pedir a la Asamblea que los videos del C4 no sean borrados y que, si en ellos se registra algún delito, sean investigados de oficio y no hasta que llegue una denuncia.

Pues bien, esta semana les tengo otra historia de personas que se rebelan ante su circunstancia y deciden que nadie más debe volver a pasar por lo que ellas han pasado. Ciudadanos que cada vez son más, que están tomando en sus manos un trabajo que las autoridades no han hecho en décadas y que están teniendo resultados invaluables.

Es el caso de mi admirada amiga periodista Mariana Escobedo, a quien conozco desde hace muchos años y con quien he trabajado en diferentes proyectos editoriales. Hace algunos meses le fue detectado cáncer de ovario. Un diagnóstico que llegó muy tarde puesto que el primer médico que Mariana consultó le dio medicamentos para la colitis durante un mes.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE FERNANDO RIVERA CALDERÓN: CUANDO PERISCOPE NOS ALCANCE

Mariana se enteró que su caso era el de muchas mujeres en México, quienes pierden un muy valioso tiempo en diagnósticos equivocados al tener un tipo de cáncer que requiere pruebas especiales y no se detecta en el papanicolau. Como buena periodista, investigó sobre su mal y decidió con corazón, coraje y determinación que iba a pelear dos batallas paralelas: la de su vida, y la que iba a pelear porque el gobierno incluyera en el seguro popular las pruebas para diagnosticar a tiempo este mal a todas las mujeres mexicanas y darles la oportunidad de vivir, de seguir viviendo.

Sin dejar de acudir a sus tratamientos y quimioterapias, Mariana convocó a un grupo de amig@s y lanzó la iniciativa #SiTienesOvarios para informar a la población sobre el tema y sensibilizar a las autoridades. Habló ante legisladores y autoridades sanitarias y exigió que se le diera al tema la importancia que tiene. En diciembre le mandó un tuit al presidente Peña Nieto que decía “Tengo cáncer, mi deseo más grande es contar con tu apoyo para la iniciativa #SiTienesOvarios. Seguro popular para cáncer epitelial”.

El martes por la tarde Mariana me llamó feliz y me dijo: “¡Lo logramos, Fer, lo logramos!” Lo primero que pasó por mi mente es que me daría una buena noticia con respecto a su estado de salud, pero la alegría de Mariana respondía a una felicidad mucho más ambiciosa. Esa tarde Peña Nieto, en el marco del Día Internacional de la Mujer anunció que el Seguro Popular dará cobertura total en cuanto al diagnóstico y tratamiento del cáncer de ovario.

Antes de recuperar plenamente su salud, la lucha de Mariana sumada a la de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer y el InCan, entre otras organizaciones y personas comprometidas, ha logrado una victoria importante para todas las mujeres e inspiradora para otras luchas igual de complejas y urgentes. Por eso desde aquí celebro su fuerza, su compromiso y, sobre todo, el enorme orgullo de ser su amigo y de ser parte de #SiTienesOvarios.

Mariana, la querida Mariana, sigue peleando, pero hoy más que nunca no está sola y la batalla que queda también la vamos a ganar.

 

Compartir
Artículo anteriorNegar lo que nos niega
Artículo siguienteMiradas de jalisco
Músico, poeta y loco, alter ego de Monocordio, conductor del programa "El Weso" y autor de "El Diccionario del Caos".