HBO, no es -sólo- televisión, por @goliveros

A mediados de los setenta, la industria de la televisión comenzó a sufrir cambios que definieron el consumo mediático de los siguientes veinte años.

CNN y MTV aún no existían cuando HBO ya intentaba modificar hábitos y condiciones de consumo. Aún hoy lo intentan. Quieren dar un salto cuántico en dos caminos: distribución y contenidos.

Construida en 1972, HBO era el plus dentro de una pequeña empresa de televisión por cable en Nueva York. Su dueño, un propositivo Charles Dolan, contrató a Gerarld Levin y se asoció con Time Life -la semilla primigenia de Time Warner- para distribuir películas y eventos deportivos con el uso de una red subterránea.

El proyecto se nombró Home Box Office. De una película de Paul Newman y Henry Fonda a peleas de Box, HBO creció como la espuma y se transformó en el referente del entretenimiento casero de paga.

Showtime y Cinemax siguieron los pasos de HBO en la búsqueda de películas y eventos deportivos. El canal tuvo que evolucionar y comenzó con la producción de películas, miniseries y programas propios.

Del dinero de HBO -y de sus suscriptores- nacieron Tony Soprano, Carrie Bradshaw y la familia Fisher. Del apoyo creativo de la cadena emergió Angels in America y la sátira a los programas nocturnos según Gary Shandling. Los vampiros de True Blood y los investigadores de True Detective comparten espacio con Will McAvoy, Don Draper y Theryon.

Todo, bajo suscripción. Todo, premiado.

A últimas fechas, HBO comenzó a explorar un terreno que era dominado por canales que, hasta hace poco, no eran su competencia: los noticiosos.

Primero, con el híbrido cómico informativo Real Time, donde el comediante Bill Maher debate los viernes con políticos, intelectuales, cineastas y artistas sobre los temas duros de la política norteamericana. Maher -quien no oculta su simpatía por el pensamiento liberal- ha logrado crear un espacio donde la editorialización es hecha con una profunda carga de acidez sin perder veracidad.

Además de Real Time, Maher produce VICE News, donde la revista traslada su estilo a reportar noticias duras.

La joya de la corona actual de este camino es Last Week Tonight. John Oliver -junto con egresados del New York Times- hace el mejor resumen semanal de información internacional. La revelación televisiva del año.

Ahora, HBO promete competir contra Netflix en servicio de programación en línea. Desafío importante para quien dice ser más que televisión.

Y eso mientras CNN se hunde y Fox News se estanca.

Interesantes tiempos para quien desea poner vanguardia.

(Gonzalo Oliveros // @goliveros)

Compartir
Artículo anteriorDe paseo por el barrio de Tacubaya
Artículo siguienteNo podemos solos, por @apsantiago
Programador de radio que en sus ratos libres produce televisión. Habla en RMX y en Imagen. Su tiempo libre lo usa en hacer fiestas a las que llama 212.