No todo es tan gris

Llevamos cuatro días grises en el clima y varios meses fríos en temas de seguridad y debate público en nuestra ciudad. Por eso a veces, aunque vivimos en una de las urbes más pobladas del mundo y aunque somos tantos en ella, no alcanzamos a ver la gran cantidad de oportunidades que brinda.

En la CDMX hay oferta de gastronomía, música, arte, historia, cultura y entretenimiento para todos los gustos. Hay cines, teatros y museos; espacios para la música, tomar café, comer o beber algo. Siempre los ha habido y más recientemente son más en número y variedad.

Nuestra ciudad, poco a poco, se ha desarrollado con el esfuerzo de ciudadanos, empresas y, hay que decirlo, distintas administraciones en el gobierno.

El reconocimiento a este avance en el exterior no se puede menospreciar. México y su capital son parte de las giras internacionales de conciertos y eventos deportivos, algunos de los más exigentes para sus organizadores.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE LUCIANO PASCOE: CONSTITUCIÓN ANTEDILUVIANA

No es fácil para una ciudad fuera de Estados Unidos o la Unión Europea recibir una carrera de autos de la Fórmula 1, un partido oficial de la NBA y uno de la NFL, y a partir del año próximo, ser sede de uno de los torneos de golf más importantes del mundo, el World Golf Championship de los Tours PGA.

En todos ellos vienen las estrellas de su categoría; no son exhibiciones, sino parte de sus seriales de competencia que, todos sabemos, son de los más exigentes del planeta.

Más allá de la oferta que representan, son muestra de que el mundo ve con buenos ojos el momento que viven el país y la ciudad, incluso si nosotros no alcanzamos a verlo.

La Ciudad de México es mucho más que el caos cotidiano, la inmensa cantidad de gente en el transporte público, las marchas, el tráfico y la contaminación.

Sí, estos elementos son parte de ella y de quienes aquí vivimos, pero no por ello debemos perder la capacidad de asombrarnos y gozar la capital. De seguir por este camino, nuestros hijos tendrán un mejor lugar para crecer y vivir.

Compartir
Artículo anteriorMargo Glantz: mirar el mundo con nuevos ojos
Artículo siguienteVolver a casa
Sociólogo por la UNAM. Socialdemócrata en la vida y liberal la política pública. Fue político, comunicador y director adjunto de Proyecto 40.