Manual de la mota en la Corte

El ministro de la ‘Tremenda’ Corte, Arturo Zaldívar propuso discutir un amparo que permita sembrar, poseer, transportar y fumar mois de cotorreo y legalmente. ¡Bitch, plis!, diría Carmen Salinas

 

  1. Ganja-ministros

Dado que entre toga y toga el rencor se asoma, los ministros celosos, grillosos e intrigosos deberán fumar el churro de la paz para discutir seria y sin politiquerías la legalización de la mota. Esa que mata no por fumarla, sino por estar en manos de los narcos.

 

  1. Un churro de mitos

Deberíamos clavarnos en el debate pensando en el vecino alcohólico, la mamá teporocha de buró, el papá mala copa y el hijo que conduce su auto bien ‘pedereitor’. ¿Neta seguimos con el onanismo mental (chaqueta mental) de creer que el tabaco y el alcohol son saludables? ¿Sabía que la ciencia no ha comprobado que alguien muera por fumar mota?

 

  1. Narcos riendo

Del Poquis al Un Chingo, ¿qué tanto le encanija que los narcos manden en México? Ah, pues los ministros de la ‘Tremenda’ Corte no podrán negar la realidad de que legalizar la mota golpearía en serio las finanzas de los narcos que, como cáncer de pulmón e hígado, destruyen México.

 

  1. Candil de la Corte, oscuridad de la casa

No le saque y hable de estos temas en casa. ¿Cuando fue la última vez que platicó con sus hijos sobre drogas (OJO: No “En drogas”? ¿Cuándo fue la última vez que leyó información seria sobre el uso de la mariguana y su impacto en la salud? ¿Sigue pensando que es pecado? ¿Respetaría a un pacheco pacífico?

 

  1. ¡Es un derecho humano!

El Estado mexicano no debería ser la niñera que dice qué sí podemos consumir sin afectar a los demás y qué no. Consumir mota es cohete  y responsabilidad de cada quien, dice +/- el proyecto. El Estado debería informar mejor, en lugar de regañar y criminalizar. Los malos son otros, como esos que se escapan del Altiplano. ¿O no?

 

Compartir
Artículo anteriorLa fiebre de la cumbia
Artículo siguienteCrack tapatío
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.