Manual de los milagros del Papa

Manual

Lo que me encanta de las visitas papales es que Su Santidad siempre visita impecables ciudades de nuestro país que ni usted ni yo hemos visto jamás.

  1. Levántate y anda

El primer milagro debe provocar sonrisas porque, como es normal, a un jefe de estado y líder espiritual de la envergadura de Jorge Bergoglio se le debe brindar un cálido recibimiento. Hasta hoy nada ha fallado (primer milagro de las autoridades mexicanas). Es más, el avión de Aeroméxico que lo lleva por el país milagrosamente no se retrasó, no perdió el equipaje del Papa, trató dignamente a un pasajero y se levantó para andar por los aires presumiendo el mejor servicio que jamás le dará a los mexicanos. Milagro sin duda.

  1. Las ciudades resucitan

Durante las visitas papales las ciudades parecen vivas y seguras. A ver, levante la mano el o la mexicana que pueda asegurar que las ciudades que visita el  Papa y que salen en la tele son como las vivimos a diario. Así tan pintadas, iluminadas, limpias y seguras. No, ¿verdad? Sin embargo, sólo el Papa logra transformarlas en tiempo récord y, eso sí, por tiempo limitado. Muy limitado, porque luego todo regresa a la a-normalidad.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL DEL PAPA FRANCISCO EN MÉXICO

  1. La casi-omnipresencia

Se debe cumplir uno de esos milagros que dejan a los godínez con la boca abierta. Y es que por primera vez en la Historia un ser humano logró trasladarse de Reforma (donde está Campo Marte) a Ecatepec en tan sólo 10 minutos. Casi como el milagro de la omnipresencia. Miles de godínez y mexiquenses que hacen esa ruta diario simplemente no lo pueden creer. Además ni lo asaltaron. Pues ahí está: los milagros existen.

  1. Sanar a los enfermos (de poder)

Si bien nadie espera que un papa agarre a benditos madrazos a los funcionarios corruptos que le dan la bienvenida en todas sus paradas, el Papa podría  sanar a los enfermos de poder que nos tienen más hundidos que el Parque Hundido o la Catedral Metropolitana, que hasta se pandea de lado si uno la mira de frente (literal y simbólicamente… ¡Saludos a los millonarios príncipes que la habitan!).

  1. Multiplicación de los acarreados

Todo acto público en que participen gobernadores de Chiapas, Edomex, Chihuahua, Michoacán y CDMX incluirá el milagro de la reproducción… de los acarreados. Le presentan lo menos peor de lo mal que están las ciudades que  visita. ¿O no? ¿O cómo escondemos la corrupción, los feminicidios, las carencias en salud, justicia e igualdad? ¿Con porras? Eso sí, mis respetos para quienes con fe y voluntad fueron a ver al Papa (yo me incluyo), pero lo demás hay que denunciarlo, porque para resolver esos asuntos no hay milagros.

 

 

Compartir
Artículo anteriorLa novela del Papa
Artículo siguienteLas heridas de un puercoespín
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.