Manual del policía a rapel, por @nacholozano

124

1.- Para combatir al crimen hay que dar la impresión de que el DF tiene un envidiable y Honorable Puerco Policiaco tan atlético como Homero Simpson, Beto el Boticario, Choche el de Bronco (Q.E.P.D.) y presumir de la gracia de Paco Stanley (también Q.E.P.D.). De manera que los ladrones se mueran de risa… ¡perdón!, se mueran de miedo.

2.- Para ello, los policías entrenados para descender a rapel por Constituyentes, -o cualquier barda de mínimo un metro de altura- deberán pasar los exámenes de control de confianza, control de grasas saturadas y control de mareos.

3.- En cuanto un policía vea que un asaltante está molestando a un automovilista, ¡debe entrar en acción!

4.- En ese instante tomará el rapel y hará gala de las clases de trapecismo policiaco aprendidas en el Circo Atayde. ¡Qué comience el rescate! ¡Y dice una… y diche dos… y diche treees!

5.- Para agarrar valor, nuestros corruptos… ¡perdón!, nuestros astutos policías deberán empaparse de una cultura de combate a los criminales ejemplificada en películas de cine de arte tales como Rambo I, II, III y IV, así como todas las cintas de los hermanos Almada y algunas de Lola La Trailera, en el caso de que las policías a rapel sean mujeres.

6.- La novedosa técnica de reacción policiaca podrá ser empleada en aeropuertos, aduanas y fronteras donde sean vistos prófugos de la justicia chilanga, como el Carnal Marcelo Ebrard o Enrique Horcasitas, ambos acusados de columpiarse en la corrupción de la Línea más chueca del Metro: la 12. Si bien en el argot de la procuración de (presunta) justicia se dice que “no hay nada contra Marcelo Ebrard”, la verdad es que usted y yo sabemos que lo que nos quieren en realidad decir es: “En cuanto se descuide, nos lo vamos a ensartar”. Por eso los policías deben estar atentos para entrar en acción.

7.- Todos los restaurantes y antros de la Condesa tendrán a un policía escondido en sus tejados. De manera que en cuanto llegue un integrante de las temidas bandas de extorsionadores, el policía de un brinco lo atrapará y lo amarrará como puerco, con el mismo mecate que usó para el rapel.

8.- Combatir al crimen es tarea de todos (frase sobada de spot gubernamental). Es tarea de todos, incluidos los voladores de Papantla, quienes darán cursos de actualización periódica a nuestros polis. Sí, porque a nuestro Heróico Puerco Policiaco le resulta mejor dar show que evitar: las mordidas, la complicidad con los ladrones o respetar la ley.

9.- Los Ministerios Públicos a los que sean remitidos los presuntos ladrones detenidos in-fraganti-rapelini tratarán a los detenidos tal y como tratan a cualquier ciudadano víctima de un delito: con las patas y como animales.

10.- Una vez detenidos los ladrones, tómese la foto de la victoria. No importa que, mientras el policía a rapel esté dando show en Constituyentes, en el resto de la ciudad las ratas de dos patas sigan haciendo de las suyas con absoluta impunidad.

(NACHO LOZANO)

Compartir
Artículo anteriorPablito el punk
Artículo siguienteLa generación deprimida
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.