MANUAL PARA QUE MÉXICO SEA SEDE EN 2026

Manual

Me acabo de dar cuenta de que México se parece mucho a la FIFA. ¿Apenas, Nacho? Ustedes me dirán, y sí, apenas. El caso es que en 10 años podríamos ser sede de un mundial, aunque la FIFA ya nos haya hecho el fuchi. Para ello, las autoridades mexicanas deberán seguir este manual.

  1. El que no transa no avanza

Una de las condiciones que pone la prestigiosa FIFA es que el país que quiere ser sede garantice que en sus tierras se respetan los derechos humanos (DDHH). ¡Y México es un modelo a seguir en DDHH! El gobierno mexicano deberá pedir que la FIFA le eche un ojo a lo bien que lo estamos haciendo con el caso Tlatlaya y la liberación de los soldados acusados de fusilar a civiles. O que vean cómo respetamos los DDHH en el caso Ayotzinapa donde no hubo una sola tortura, nomás caricias.

  1. FIFA pobre es una pobre FIFA

Otra condición es que se cumpla con que el país que busca ser sede respete el medio ambiente. ¡Y México cumple a cabalidad dicho requerimiento! Nomás vean lo bien que lo estamos haciendo con los IMECAS en la Megaproblemópolis. Aunque el domingo tuvimos contingencia y muchos traficalinos que salieron de fin de semana no podían ya regresar  por el repentino Hoy No Circula del domingo, eso nunca sucedería con los camiones que transporten a las diferentes selecciones o los vehículos de la FIFA.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL A TODA MADRE

 

  1. Como un perro defenderé la sede

Las autoridades mexicanas tienen posibilidades de ganar, ¡porque México y la FIFA son como almas gemelas! La FIFA designó a un Auditor y un Comité de Ética para investigarse a sí mismos sus transas. Bueno pues México hace lo mismo con Virgilio Andrade, el secretario de la (dis)Función Pública, empleado del Presidente de México y quien investigó las trapacerías presidenciales… ¡a modo! ¡Gol de México!

  1. No hay FIFA que no resista un cañonazo de dinero

México deberá usar como argumento para ser sede, que FIFA y México se entienden perfecto cuando de negocios se trata. Si la FIFA ha transado a nivel mundial para repartir sedes y manipular equipos a nivel mundial, en México también lo hacen muchos en las cúpulas deportivas con los jugadores, los administrativos y los patrocinadores en diversos equipos del fucho nacional. Conocemos muy bien ese negocio y estamos a la altura de lo que la FIFA nos exija. #MoverAMéxico

  1. La corrupción en México es un mito genial

Si México suelta las mordidas necesarias, se pone la del Puebla, les pasa millones de sorjuanitas a los de la FIFA y conseguimos la sede… ¡se generarán muchos empleos! De entrada le daremos empleo a empresas que han aguantado los embates de la cruel e indigna prensa mexicana que las ha incomodado con investigaciones sobre corrupción. Estamos en deuda con empresas como Higa que podría obtener contratos para la remodelación y construcción de nuevos estadios para la flamante sede: México, nuestro México chulo.

Compartir
Artículo anteriorDudas por peatonalización
Artículo siguienteColumna: ¿Qué hace a un artista?
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.