Manual para detectar droga en el aeropuerto

Estas son las instrucciones que deberán de seguir los agentes aduanales, la Policía Federal, la PGR o cualquier puerco policiaco para detener a los narcos disfrazados de inocentes en el aeropuerto de la #CDMX

1.- Nada es lo que parece. Ni un narco parece narco ni una persona que parece inocente es inocente. Por si las moscas, arreste al pasajero que parezca inocente.

2.- Estamos en México: la presunción de inocencia pásesela por el Benemérito Arco del Triunfo. Ni que estuviéramos en Suiza para respetar los derechos humanos. Además, quién se va a andar preocupando por una sembradita de droga, ¿verdá?

3.- Júntese con sus compañeros aduanales y de la Federal, y saquen la Ouija. Pregúntele a los espíritus cuál de los pasajeros que bajan de un vuelo procedente de Sudamérica es el narco-inocente. Una vez que la Ouija lo detecte, siémbrele la droga y arréstelo.

4.- No pregunte, no investigue, no le permita tener abogado, ¡amárrelo como puerco! Torture al detenido si es necesario y si no es necesario ¡también! La Ouija nunca se equivoca.

5.- Sea más inteligente que los traficantes. Ahora los narcos ya no se visten con sombrero, camisa a rayas, lentes oscuros, no usan bigote y mucho menos van armados, sino que andan por la vida vestidos de inocentes. Se disfrazan de bailarinas de ballet o de universitarios con los mejores promedios. No se deje despistar, esos son los que andamos buscando.

6.- Consiga de 10 a 20 kilos de cocaína y téngala lista en su oficina para cuando la Operación Siembra esté en marcha. Procure guardarla en una maleta de un color común, de características populares… y trate de no inhalarla, no sea un #Atascado.

7.- Concéntrese en los vuelos comerciales procedentes de Sudamérica. Si no sabe qué es Sudamérica, compre una monografía. Si no sabe qué es una monografía… recurra a su intuición: detecte a los pasajeros que hablen más #rarito que un tabasqueño o un chiapaneco. ¡Esos también son los narco-inocentes!

8.- Una vez identificado el narco disfrazado de inocente, cámbiele la maleta con la droga ya sembrada. “Noooo, que esa maleta no es mía; nooo, que me la sembraron; noooo, que quién sabe qué”. #SíAjá. ¡Arréstelo y mándelo con la PGR! ¡El deber llama!

9.- Diga que usted vio clarito cómo el presunto narco-inocente agarró la maleta cargada de droga con actitud sospechosa: o sea, actuando normal como si no temiera nada. Recuerde que debe cumplir con su cuota de detenidos, no importa que sean inocentes. Ni modo que digan que usted nomás va a la oficina a calentar el asiento o a hacerse pendejo hasta esperar la quincena, ¿no?

10.- Refúndalos en un penal o cárcel de máxima seguridad. La PGR es experta en ello. Al fin y al cabo que un preso inocente más en un penal mexicano es una raya más a la perra justicia. ¿O cómo era el dicho?

Compartir
Artículo anterior50 maneras de morir en México
Artículo siguienteVagoneros
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.