Mati

Nunca le he dicho así, no cabe en mi cabeza decirle el apodo que, de forma cariñosa y cercana, le dicen todos los que trabajan a su alrededor. Para mí, Mati es el Sr. Carlos de Carcer.

Hace muchos años, Carlos de Carcer subió en un avión con destino a Madrid. En el asiento contiguo, el destino le puso a alguien que le iba a abrir la idea que cambiaría la radio informativa matutina: Emmanuel.

El Sr. Acha le platicó a su compañero de vuelo los beneficios de la difusión en radio. Eran los tiempos en que el cantante era famoso por su versión de Toda la Vida -aquella balada de Lucho Dalla que, también, catapultara al intérprete conocido como Franco a tener un one hit wonder– y comenzaba a despegar hacia La Última Luna… sí, aquella de Luna Park.

Al bajar del avión, de Carcer decidió que era momento de volver a explorar el radio pero de Frecuencia Modulada. La AM era, para esos mediados de los 80, refugio metropolitano de Gutiérrez Vivó y de revistas femeninas.

A su regreso a México, platicó con un amigo suyo que cambiaría la historia radiofónica: Pedro Ferriz de Con. Ferriz, renuente en un inicio, le hizo caso y lo invitó a platicar con otro amigo que sabía de estrategias publicitarias llamado Roberto Salmerón.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE GONZALO ONTIVEROS: OTOÑO EN NUEVA YORK

Entre los tres crearon PEAC, la empresa que produciría por alrededor de una década los espacios informativos de Stereorey y que sería la incubadora de lo que sería Imagen Telecomunicaciones. En cada una, Carlos de Carcer fungía como el control financiero y el enlace con afiliados que, confiados en la honestidad e integridad del Productor Ejecutivo, daban votos de confianza a programas y proyectos.

Uno sabe en Imagen que el Sr. de Carcer cuidará no sólo los centavos, sino la expansión y creatividad dentro del Grupo.

A la salida de Pedro, Carlos de Carcer se quedó. Ha sido bastión y guía en tiempos turbulentos y, también, consejero en momentos de calma. Cualidad complicada de encontrar en un negocio como la Radio donde la corrupción, la payola y la deshonestidad parecen cualidades y no defectos.

Hoy, Carlos de Carcer libra otro tipo de batallas donde lo único que queda de sus compañeros, amigos, aliados, camaradas y colaboradores es desear su entera recuperación. De Carcer -sin reflectores o aspavientos, sin primeras planas ni reportajes en revistas especializadas- es uno de esos hombres de medios que ha cambiado epicentros e ideas a partir de la disciplina y el talento, desde la honorabilidad y la rectitud.

Por eso hay que rendirle homenaje aunque, quienes lo conocen, lo hagan diario sólo con una palabra afectuosa que contiene todo lo que ha sembrado en ellos.

Mati.

Compartir
Artículo anteriorListas inútiles: Navidad en la oficina
Artículo siguienteVecinos toman el timón
Programador de radio que en sus ratos libres produce televisión. Habla en RMX y en Imagen. Su tiempo libre lo usa en hacer fiestas a las que llama 212.