Porque ustedes lo pidieron…

El tuit cayó mudo en la pantalla de mi ordenador pero parecía llevar consigo una voz de locutor. Al leerlo, clarito imaginé ese tono impostado de los comerciales de radio de los años setenta: gritones, incluso chillones, pero con un je ne sais pas quoi que te invita inevitablemente a comprar.

‘A partir de esta madrugada porque tu (sic) lo pediste #NocheBusCDMX con 11 corredores más de 330 kms de 0:00 a las 5:00 hrs #mm’.

¡Ajá! Tuit del puño y teclado de Miguel Mancera, jefe de gobierno de esta espléndida ciudad, y dispuesto a dar respuesta ‘porque tú lo pediste’. Si eso no es gobernar, chingao, me recargo en la pared, pensé entusiasmada ante el ataque de sensibilidad de nuestro líder chilango. De sobra está decir que en la teoría los mandatarios deben actuar conforme a lo que los votantes queremos, pero la necia realidad, usted lo sabe querido lector, extermina todos los manuales de buen gobierno a velocidad de vértigo.

O sea que si Mancera se dejó guiar por la voz del pueblo había que aplaudir. De hecho, lo hice. Hasta me puse de pie, hasta que una nefasta duda –ser periodista es un maleficio cartesiano- me invadió y agüitó el festejo.

¿‘Tú lo pediste’? ¿quién, tú? ¿yo y un montón de chilangos ansiosos de dar un paseo nocturno en #NocheBusCDMX? ¡Ayajá!

¿Habrá levantado el jefe de gobierno una encuesta telefónica o, de plano, y me inclino más por esta hipótesis, levantó el dedo húmedo de saliva como quien cala el clima y se deja llevar para donde sople el viento?

Tú lo pediste me repetí una y otra vez conforme decayó de mi gracia el inocente tuit. Tú lo pediste… ¡N’ombre qué atento don Miguel! Pues entrada en ello de pedir, y con todo respeto sea dicho de paso, aquí una lista de peticiones con la esperanza de que lleguen a buen puerto:

Qué tal un ‘porque tú lo pediste’… levantaremos el plantón fantasma de los maestros de la CNTE y le devolveremos a los capitalinos su Plaza de la Revolución.

‘Porque tú lo pediste’… no dejaremos impune ni la quema del árbol navideño de Coca Cola, ni los daños a la infraestructura pública, en manos de los autoproclamados ‘anarquistas’ y anexos.

‘Porque tú lo pediste’… nos abstendremos del cobro del predial ‘ajustado’ y del aumento al impuesto sobre la nómina hasta garantizar condiciones de desarrollo para los negocios, como el libre tránsito, la libre banqueta, la libre y leal competencia (sí, esto es una directa al comercio ambulante que no paga un solo impuesto).

‘Porque tú lo pediste’… velaremos por tu seguridad.

‘Porque tú lo pediste’… alumbraremos tus calles.

‘Porque tú lo pediste’… haremos labores de bacheo en todos los primeros pisos y vías abandonadas a la buena de Dios desde que arrancó el frenesí de supervías y distribuidores viales.

‘Porque tú lo pediste’… subiremos el precio del metro… Bueno, si no lo pediste, la encuesta dice que lo pediste, y dado que ya lo pediste, mínimo espera a cambio menos retrasos en los andenes, menos hacinamiento en los vagones y cero ambulantes en tu viaje.

La lista de peticiones podría extenderse hasta convertirse en carta a los Reyes Magos. Por ello, y sólo por ello, me abstendré de seguir adelante. Aunque, vale recalcar, ando de pedinche, solo ‘porque tu (sic) lo ofreciste’. ¿O no?

*********
SÍGUEME EN @carolina_rocha_ 

(CAROLINA ROCHA MENOCAL)

Compartir
Artículo anteriorRéquiem por una casa
Artículo siguienteQuerido Santa: