“Puntos por buena conducta ecológica”: @Guillermosorno

Tuola.mx es un programa que te recompensa por tus acciones verdes, como usar la ecobici, reciclar basura, ahorrar electricidad y compartir auto. Para recibir esas recompensas tienes que registrarte en la página tuola.mx. Luego de que te has dado de alta, esas acciones se registran automáticamente. Vas acumulando puntos que puedes canjear por entradas de cine o libros, entre otras cosas.

Por ejemplo: tú eres usuario de ecobici. Entras a tuola.mx, das tu nombre, apellido, correo electrónico o nombre en redes sociales. Debes registrar también tu número de usuario de ecobici. Cada vez que haces un viaje te ganas 30 puntos. Ecobici manda un reporte de los viajes semanales que hiciste y tuola.mx te da una recompensa: 20 viajes en ecobici corresponden a unas bandas reflejantes para usar cuando te montas en tu bicicleta.

Otro ejemplo. Tuola.mx da puntos por participar en el mercado del trueque, el programa de la secretaría del medio ambiente del Distrito Federal. Llevas tus desechos reciclables como cartón, pet, vidirio, alumnio y en el mercado los intercambias por productos agrícolas de la región. A la salida, una persona de tuola.mx registra el trueque y tú ganas 300 puntos. Son más puntos porque esa acción tiene un mayor impacto ambiental. Tuola.mx se asesora de Pronatura para establecer estos rangos.

En una conversación reciente, Juana Jurado dijo que tuola.mx es una idea de su socio, Héctor Iriarte, que tenía una empresa de recolección de basura –y siempre tuvo la inquietud de fomentar la separación de los desechos desde la casa– y de ella, que había trabajando en temas de participación ciudadana. Crearon esta plataforma hace unos seis meses. Hoy tienen 20 mil usuarios y ocho programas afiliados.

Las acciones individuales parecen muy insignificantes, así que otra de las tareas de tuola.mx es demostrar que esas pequeñas acciones, sumadas, sí significan una diferencia.

Hay dos plataformas similares, una en Estados Unidos y otra en Francia, pero esta es la primera que se instala en una ciudad de estas magnitudes.

“Al final, de lo que se trata es que las recompensas sean de fácil acceso y dejen algo positivo en el usuario, que lea más, que tenga más cultura o que pueda disfrutar más su ciudad”, dijo Juana.

*********
SÍGUEME EN @guillermosorno

guillermosorno@gmail.com

**

 

(Guillermo Osorno)