Tolerancia religiosa

Un hombre habla frente a la cámara con voz pausada:

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días quisiera construir un templo en San Pedro para los miembros, esa es nuestra aspiración. Nosotros con muy buena fe, con el esfuerzo de miembros de la Iglesia en todas partes del mundo adquirimos el terreno y estamos aquí para construir un templo y tenemos fe en la Ley, en la buena disposición de las personas y en la persona humana”.

En la misma ciudad de Salt Lake City (la sede de la Iglesia Mormona), la iglesia ha dado todas las facilidades a las distintas denominaciones religiosas para construir sus templos, incluso apoyando económicamente la construcción de templos. No nos hemos opuesto a que se construyan otros templos y hasta hace muy poco tiempo, nuestro propio Presidente de la iglesia asistió a la reinauguración de la Catedral Católica de Lago Salado, donde nuestra Iglesia contribuyó económicamente para hacer un hermoso edificio.

Después se abre la toma y vemos que ese hombre está alrededor de una mesa con una mujer joven, un hombre con apariencia de funcionario y otra mujer de unos 50 años de edad, quien tiene un semblante adusto. Es una vecina que se opone a la construcción del templo mormón en San Pedro. Empieza a hablar con voz alta:

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE DIEGO OSORNO: MANIFIESTO DEL PERIODISMO INFRARREALISTA 2015

“Yo soy de un grupo católico como cualquier otro y también soy sampetrina. Y no veo la necesidad de un templo aquí de ustedes. No hay necesidad porque aquí la mayoría es católica Ustedes quieren injertar una ideología. No digo que la fe católica sea endeble, pero no vamos a dejarla en el tocadero sólo porque somos muy fuertes”.

En eso interviene el hombre que parece funcionario, para decir que también es importante ser tolerantes. Pero la vecina sigue:

No estoy de acuerdo completamente con la tolerancia. Si toleramos muchas cosas ponemos en juego otros valores. Aquí se pone en juego la Vida Eterna y sí voy a ser intransigente, porque esto es peligroso para mis valores como persona.

Sabemos que los mormones “bautizan” a sus muertos y en San Pedro no estamos de acuerdo.

Sabemos que Utah es el estado con mayor índice de suicidios de jóvenes por la presión que reciben de su secta y no queremos que eso pase en San Pedro, donde todos somos muy felices.

Sabemos que en Utah se reportan 8 mil abusos sexuales de niñas porque los mormones creen que las niñas de 9 años ya están listas para procrear y salvar almas.

Sabemos también que son una secta muy poderosa económicamente pero aquí se van a topar con los sampetrinos.

Esto sucedió hace algunos años en uno de los lugares más ricos de América Latina. ¿En qué cree que acabó todo?, ¿en que se logró construir el templo o no?

Compartir
Artículo anteriorCinco x Cinco
Artículo siguienteJavier Marín, escultor para el espacio público
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.