“Un gay feliz”, por @guillermosorno

No. No será una columna cursi que celebra la diversidad. Se trata de un nuevo video que comenzó a circular en YouTube hace unos días: hace una parodia de los gays que viven en una de las zonas privilegiadas de la ciudad.

Esta es la liga:

http://www.youtube.com/watch?v=tjGW–pTLRA&feature=youtu.be&a=&app=desktop

Este es el planteamiento.

Godínez está en el Parque México leyendo un libro de magia: levanta la vista y ve a dos chicos (en realidad dos osos) vestidos igual (pantalones cortos fosforescentes y tirantes) besándose en un sendero. (Para su información, esta es una moda hípster y se llama clone friends) Luego Godínez ve cruzar una especie de hada, como decir un cuervo gay, que pasa corriendo en tacones y lleva una bandera con el arco iris. La bandera se le cae. Godínez la recoge y persigue al hada para dársela, como Alicia persigue a la liebre que la lleva a la madriguera y la puerta del país de las maravillas.

Godínez entra a un mundo raro, como diría José Alfredo Jiménez: la Condesa. Suena música electrónica. Este es un mundo de baños de vapor, discotecas, drogas fuertes, restaurantes sobre diseñados, celebridades menores, fashionistas y galerías de arte.

Dice la canción:

A mi me gusta más/ a mi me gusta más ligar / a mi me gusta más ligar en la Condesa / porque la loca es más bonita y es mas fresa.

A mi me gusta más/ a mi me gusta más vivir / a mi me gusta más vivir en la Condesa /en sus bistrots hasta las gatas son princesas.

En un restaurante, un gay pide una focaccia de cueritos con chimichurri de paploquelite sobre una cama crocante de chilacas y babagnush de huazontle: el chupe de suadero lo encarga por aparte.

En fin. No quiero seguir contando los chistes del video, que tiene muchos. Sólo diré que se trata de una colaboración de dos artistas, el músico Tareke Ortiz (Acardenchados) y el cineasta José Antonio Cordero (Música ocular)

En un plano, hacen una especie de vídeo-teatro-cabaret que es de lo mejor que he visto (pienso que deberían de tener un show). Los vestuarios y las escenografías son desorbitadas, las letras y la música están muy logradas y la edición del video es electrizante.

En el otro, es un vídeo que sólo podría salir de una era post-gay, en una ciudad como el DF, donde ya no es tan importante seguir reclamando la ampliación de derechos, o victimizarse por algo, sino hacer una crítica muy graciosa a un modo de apropiarse una colonia.

Creo que deben de verlo.

SÍGUEME EN @guillermosorno

 (GUILLERMO OSORNO / @guillermosorno)