Una ciudad para caminar

Los invito a caminar por esta ciudad. No por Reforma, vamos, ni siquiera por Insurgentes que -con todo y sus horrores- es bastante caminable. ¿Por qué no se avientan a caminar, por ejemplo, debajo del segundo piso de Periférico? O mejor: ¿qué tal por la hermosa Santa Fe?-no por donde están corporativos y coquetos restaurantes, sino en los caminos designados para llegar al microbús. ¿Cómo? ¿No hay? ¡Ups! Cierto! Cada día milchorromil trabajadores de la zona caminan sobre 20 centímetros de banqueta -o de plano sobre el arroyo vehicular- para llegar a donde pasa el transporte hasta en triple fila.

Caminé durante bastantes añitos sobre Constituyentes para tomar un #taxi que no fuera de sitio y me cobrara un dineral por “bajar”. Muy cerca de ahí, en el entronque de Reforma y Constituyentes, hubo unas bonitas remodelaciones para hacer más eficiente (según) el tránsito de AUTOS, ¡claro! Porque los peatonitos siguen cruzando con el corazón en la mano esas terroríficas vialidades y toreando a la vida con los #taxisdelamuerte. ¿Y los puentes peatonales? Pues no están donde la gente los necesita, y llegar ahí requiere muchas veces (como en este caso) cruzar #peligrosasavenidas primero. Así de absurdas pueden ser las cosas en esta ciudad.

No sé quién demonios diseñó estas vialidades, #sospecho que soñaron en un México donde nadie usa los pies para caminar: los ciudadanos rodando, ¿o flotando?, mágicamente a cualquier lugar. Ése es el patrón que impera hasta en los centros comerciales. Intenten llegar a su carrito y verán que no hay zonas “para caminar”, caminamos entre los autos (que con frecuencia creen que el estacionamiento es buen lugar para jugar pista).

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE ALMA DELIA FUENTES: TAXI LIBRE(RÍA): SE COMPARTEN PASIONES, SE REGALA MEZCAL

#Sospecho que arquitectos, ingenieros, funcionarios públicos y políticos sólo caminan en el gym.

Y ni hablar de las “áreas verdes”, asomarse a cualquiera es ver pastos tristes, tierra seca y plántulas y árboles mal plantados y sin mantenimiento.

Este domingo se votará para definir si Va porque va o Así no va el proyecto del Corredor Chapultepec. Ustedes decidirán si es “cultural” o “comercial”, pero asegúrense de entender el proyecto y vayan y voten. Decidan si quieren un segundo piso peatonal, si esos jardines tienen garantizado un mantenimiento adecuado, si está pensado en la gente que de verdad necesita caminar al Metro o al camión, si ambulantes y personas en situación de calle van a desaparecer mágicamente frente a los hermosos edificios que ahí crecerán.

¿Esta vez sí será todo hermoso? Siento que es como comprar en preventa. La preventa es ideal porque aseguramos el hogar de ensueño un poco más barato y antes de que alguien más lo compre, pero #aveces acabamos recibiendo no la hermosa idea vendida en una maqueta, sino la triste realidad que muchos ya conocemos.

Nadie dirá que no quiere una hermosa y motherna avenida, la cosa es calcular su costo ciudadano. Sé bien que andamos ocupados en la sobrevivencia diaria y seguro –pese al ruido mediático– muchos no sabemos detalles del proyecto, o pensamos que los puntos de vista divergentes son “pleitos personales” y que “al final todos son iguales”. 

Pero recuerden que somos nosotros los que habitamos esta ciudad, nadie más, así que sería bueno aprovechar el microcachito de espacio que tenemos para pensar, votar e incidir.

Compartir
Artículo anteriorLas hojas en blanco
Artículo siguienteEl canto de la ballena
Periodista, trashumante y mamá. Viaja en #taxi y a veces se siente chofer de microbús.