“Ya han habido muchas chispas”

 

En la recta final de la conversación de Los Cuadros Negros, entre Roberto Zavala, papá de uno de los niños de la Guardería ABC, y Canek Sánchez Guevara, ambos abordan el tema de cómo puede salir el país del marasmo social.

– ¿Cómo ves tú al México actual? ¿Cómo lo vives tú después de haber vivido estos cinco años de activismo, de militancia, de adentrarte más en las contradicciones del país?- pregunta Canek.

– Por ejemplo, -responde Roberto- Sonora se puede decir —relativamente— hace unos años, hace 10 años se consideraba un estado seguro. Y sí escuchaba gente decir, “Lo bueno que estamos aquí nosotros. No está pasando lo que está en Michoacán, no está pasando lo que está en Guerrero. No está pasando lo de Jalisco. Nosotros estamos seguros”. Pero igual nos llegó por otro lado el golpe, haciendo referencia a la Guardería ABC. Son fallas sistemáticas.

– ¿Cómo cierra toda esta historia [de la Guardería ABC]?

– Pues ya van a ser seis años, y el proceso legal continúa, según ellos. Ahorita, esto ya es impunidad. Una justicia tardía también es impunidad.

Claro.

– Hay varios personajes, ahí en el estado, involucrados de una u otra manera. Hay tres posibles candidatos a gobernador. Y los tres tienen que ver con la Guardería ABC. Uno fue presidente municipal. Otro mandó arrestar a padres que pusieron en el piso “Justicia a ABC”. Y la última, que se me hace la más despreciable de todas, cuando se abrió el proceso lo jaló el juzgado federal, siendo diputada local mandó una carta pidiendo la exoneración de Marcia Matilde Gómez del Campo y de Antonio Salido Suárez, ya que eran personas con excelente solvencia moral. Esos, por más estúpido, loco e irracional que parezca, son los tres nombres que suenan para el próximo gobernador de Sonora. ¿Tiene lógica? ¿Y sabes qué es lo peor de todo eso? Que la gente va a votar por ellos. La verdad, es una incógnita. ¿Qué hacer? Si bien les haces plantones en el Senado, les haces plantones en Los Pinos, les haces plantones en las casas estatales. Y luego aparte, si los tienen protegidos de esta forma, si tienen un aparato que no permite que te les acerques a ellos, entonces ¿cómo hacer llegar el mensaje? La verdad, no sé.

– Y por otro lado, las marchas desgastan. Los movimientos se agotan.

– Sí, por supuesto.

– Tienes que trabajar, tienes que comer, tienes que mantener a tu familia o a ti mismo.

– Convocamos paro nacional. Sí, pero hay gente que puede perder su trabajo por irse a un paro nacional.

– Claro.

– Debe haber un frente nacional.

– ¿Es posible?

Creo que sí es posible. Teniendo fe, sí es posible. No quiero decir que estoy esperando la chispa para que empiece el estallido. No quiero decirlo. Porque ya ha habido muchas chispas. Nos falta eso. Tenemos que estar de acuerdo, como ciudadanos.

– Y tenemos que estar de acuerdo en un conjunto de exigencias comunes…

-…Que a final de cuentas es la misma. En todas partes es la misma exigencia, que es justicia.

– ¿Y cómo se obtiene esa unión? ¿Cómo se consigue esa gran unión nacional?

– Yo creo que la indignación. Va a llegar un momento en que ya no van a tener a quién pisotear porque ya todos van a estar por los suelos.

– ¿Y qué va a ocurrir cuando esa indignación estalle?

– Es difícil predecirlo. Espero se dé. Espero se dé, porque como sociedad, nos estamos dejando devorar.

Un mes después de la grabación de esta conversación, Roberto Zavala tomó el congreso de Sonora. En las elecciones siguientes para gobernador, ganó Claudia Pavlovich, quien actualmente despacha en el Palacio de Gobierno de Sonora. La impunidad prevalece en el crimen contra los niños de la Guardería ABC.

 

Compartir
Artículo anteriorIlustres desconocidos
Artículo siguienteHerencias por cobrar
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.