Sonidos que vienen de la tierra

Nayeli Martín del Campo.- La necesidad de evolución en la música mexicana contemporánea, particularmente en lo que corresponde al jazz, llevó a Vico Díaz hacia la producción de un disco que fusiona lo tradicional y la distintas formas de construcción sonora menos ortodoxas.

Toktli es el título del álbum de este contrabajista, quien ha dedicado su vida al estudio y la composición de música. La inquietud y la necesidad de alcanzar una posición dentro de la escena del jazz a escala internacional fue uno de los motivos principales para desarrollar estudios en el Berklee College of Music, algo que le reditúo en la obtención de presencia y prestigio.

A manera de metáfora, el músico nacido en Colima –pero tapatío por adopción- toma lo que produce la tierra y lo proyecta en los temas de este disco, un material del que espera obtener proyección para que las personas tengan la oportunidad de conocer su trabajo. Díaz adelanta que en próximas grabaciones espera incluir marimba e instrumentos de viento que evoquen el sur y el norte de México, respectivamente, sin dejar de recurrir a un sonido sofisticado.

Toktli es tu tercer disco y se caracteriza, como tus anteriores trabajos, por la inclusión de temas sociales. ¿Qué significa en lo personal este álbum?

Me gusta ponerle a mis discos nombres a manera de metáfora. Toktli es una palabra que viene del Nahuatl -significa lo que viene de la tierra-. Entonces, esto es lo que quiero hacer en este trabajo: ir hacia la música de mi país y empezar a desarrollar un nuevo lenguaje. Es lo que trato de hacer con la música mexicana, llevarla más allá de lo que se ha llevado hasta ahora. Siempre se ha explorado la música tradicional, pero del lado más comercial, no hay demasiado riesgo y atrevimiento por parte de la mayoría de los músicos mexicanos.

¿Consideras que es importante voltear hacia la música mexicana tradicional?

Cuando viví en Boston vi que en otras partes del mundo gozan de una amplia diversidad musical. Me estoy refiriendo a la música de raíz para mezclarla con la música de jazz e improvisación, que la gente pueda escuchar la música mexicana desde otro ángulo. Se trata de que puedan detectar que hay más música mexicana. Creo que la música que se produce en Estados Unidos es básica para el desarrollo de diferentes ritmos, quizá porque apostaron por un desarrollo en grande.

Algunos consideran que mezclar jazz con otros ritmos, entre estos el hip hop, ayuda a atraer nuevos públicos. ¿Es también tu caso?

De entrada compongo la música tradicional desde un enfoque muy distinto. Tomé la estructura de la música mexicana y luego de un proceso de investigación hice de las cosas complejas algo fácil. Ahí es donde entra nuestra diversión y nuestro gozo como músicos, en donde nos vemos retados en la música que tocamos pero, al mismo tiempo, está el reto de hacer que todo suene accesible para cualquier público. Lo que hago con Toktli es incluir melodías pegajosas.