Los anticonceptivos favoritos de los chilangos

El aumento de embarazos no deseados, por la falla de algún método anticonceptivo, representa un problema de salud púbica, pues el 60% de ellos se presenta en adolescentes de 18 a 25 años, por lo que es importante acudir con un especialista para que te oriente qué método anticonceptivo es el mejor para ti.

“No hay forma de elegir el mejor método anticonceptivo, el médico especialista toma en cuenta la salud cardiovascular, la actividad física, estilo de vida, edad y peso de la paciente para prescribirle el más adecuado para ella”, dice el médico especialista en Ginecología y Obstetricia, doctor Vladimir Azpeitia.

La Secretaría de Salud capitalina (Sedesa) oferce 14 métodos anticonceptivos temporales (hormonales, como inyección, dispositivos intrauterinos, píldoras, parche e implante subdérmico) y 2 definitivos (vasectomía y ligadura de trompas).

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LA UNAM ESTÁ MUY CERCA DE CREAR UN ANTICONCEPTIVO PARA HOMBRES

Los métodos anticonceptivos de larga duración, como el implante subdérmico y el dispositivo intrauterino (DIU o T de cobre), se han convertido en la mejor opción entre mujeres mayores de 35 años, debido a su alto grado de eficacia, comodidad, reducción de costos, discreción, menor dependencia y reversibilidad: en el momento en que se desee un embarazo, se retiran.

Las mujeres cada vez confían menos en los métodos anticonceptivos naturales, como el coito interrumpido o el ritmo, debido a su poca efectividad. Su uso ha disminuido de 6.4% a 4.8% en el último año.

El método anticonceptivo hormonal más usado en la Ciudad de México es la pastilla “del día siguiente”, que cuenta con un 99% efectividad y puede tomarse hasta tres días posteriores a la relación sexual sin protección.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: PÍLDORA ANTICONCEPTIVA, DEL DF PARA EL MUNDO

El segundo más utilizado es el implante subdérmico, que se inserta en el brazo no dominante de la paciente. Es 99% efectivo, discreto y cómodo, pues no te preocupas de intercambiarlo hasta dentro de tres años.

El tercer método más usado es el parche anticonceptivo, colocado en cualquier parte del cuerpo una vez por semana y dura aproximadamente tres semanas, con una de descanso, así como el anillo anticonceptivo, insertado por la propia paciente y con la misma duración que el parche.

El dispositivo intrauterino (DIU) con hormona, con una duración aproximada de seis meses a un año, es el cuarto anticonceptivo más utilizado, aunque presenta efectos adversos como variación del ciclo menstrual y cambios de peso.

Dentro de los no hormonales, el más utilizado es el preservativo, debido a la alta efectividad y su costo accesible.

Los especialistas recomiendan que al momento de utilizar un método anticonceptivo se tomen estas previsiones:

  • No tomar medicamentos.
  • La mujer que tiene sobrepeso puede presentar complicaciones con el método y este podría no ser completamente efectivo para la prevención del embarazo.
  • En las mujeres que padecen migrañas, el uso de píldoras anticonceptivas puede empeorar la situación.
  • Los anticonceptivos que combinan estrógenos y progesterona no se recomiendan cuando las mujeres se encuentran en etapa de lactancia, ya que pueden afectar la producción de leche materna.
  • Las mujeres que fuman y tienen más de 35 años deben evitar los anticonceptivos hormonales, debido a que puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria, hipertensión arterial o coágulos sanguíneos.
  • Algunos de los anticonceptivos causan efectos secundarios, como la disminución de peso, aumento en el tamaño de los senos y regularización del ciclo menstrual.

La Secretaría de Salud capitalina recomienda a las mujeres acudir con especialistas para realizarse revisiones al menos una vez al año, además de usar anticonceptivos para prevenir embarazos y condón para evitar enfermedades de transmisión sexual.

(Foto: Cuartoscuro/Archivo)

Compartir
Artículo anterior¿Por qué se va la señorita Laura?
Artículo siguienteMick Jagger
Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, de la FES Aragón (UNAM). Leo, escribo, visito museos, eventos de teatro, música y literatura. Eco-friendly. Vivo en una constante relación amor-odio con la Ciudad de México.