Belxicano, comida belga en la Roma

El año pasado, justo cuando se empezaba a correr la voz de un lugarcito en la Escandón donde se podían comer mejillones al vino blanco (¡o al mezcal!) por un precio increíble, el restaurante tuvo que cerrar. Les pidieron el local de vuelta y ahí empezó una nueva peregrinación para Belxicano. Este proyecto gastronómico arrancó en forma de foodtruck itinerante, así que estaban acostumbrados a moverse. Ahora se instalaron en la colonia Roma y esperemos que ahí se queden por un buen rato, porque ya nos enganchamos con su comida, que es como de “estudihambre” pero de lujo.

El creador del changarro es Fabian Verlez, un belga que llegó a México para trabajar en hoteles, pero decidió emprender su propio negocio para presentarle a los chilangos lo mejor de la comida casual de su país. El menú incluye los ya mencionados mejillones, unos sándwiches con pan hecho en casa llamados Belxicanos (te recomendamos el de curry de pollo y verduras), hamburguesas y un estofado de ternera en cerveza oscura que es tan pero tan especial, que sólo lo sirven bajo pedido. Y, por supuesto, las famosas papas belgas, que primero se cuecen y luego se fríen, entonces quedan suavecitas por dentro y crujientes por fuera.

No podían faltar otros dos deliciosos clichés belgas: el chocolate y la cerveza. El primero viene en forma de brownie, fundido encima de un waffle o en trufas. De la segunda tienen su propia etiqueta, una amber ale buenérrima, además de otras variedades que tiene la marca mexicana Flandrine.

La experiencia se complementa con la excelente atención. Fabian siempre anda por ahí y se asegura de que todos los clientes estén contentos.

Belxicano

Nayarit 27, col. Roma.

Martes y miércoles de 13:30 a 22:30 h, jueves a sábado de 13:30 a 23:30 h, y el domingo de 14 a 21:30 h.

TW/ Belxicano1

FB/ Belxicano

Foto: Chistian Legorreta

Compartir
Artículo anteriorCambios en la lucha por la presidencia
Artículo siguienteProper Burger, las malteadas de la Narvarte
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.