No hay que llorar, que hay carnaval en la Ciudad de México

En la Ciudad de México tenemos varios carnavales

Los capitalinos que viven en medio de la ciudad pueden pasar la temporada carnavalera sin pena ni gloria, viendo las celebraciones de ciudades lejanas por la tele (que si Río de Janeiro, que si Venecia, que si Colonia, que si Barranquilla), sin enterarse de que acá también tenemos carnavales buenazos. Además, la temporada es mucho más extensa que en otros lados: acá la fiesta dura hasta pasada la Semana Santa.

Cada barrio tiene su propia historia y antecedentes carnavaleros, pero en algunos casos —como el de Santa María Aztahuacán— aún se conservan tradiciones prehispánicas, como un rito en honor de la diosa Xochiquétzal. Los de Iztapalapa, Tláhuac e Iztacalco son los más longevos, tienen casi 100 años de antigüedad. Los de Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza no se quedan atrás, y hay otros más nuevitos, como los de Xochimilco, Milpa Alta, Cuajimalpa y Azcapotzalco.

Lo más importante es que no todos son iguales ni tienen las mismas costumbres. Por ejemplo, en Iztacalco está el “baile de los licenciados”, con disfraces que incluyen máscaras y trajes muy elegantes, algunos con lentejuelas, plumas y guantes. En el del Peñón de los Baños, en Venustiano Carranza, además de tener un ambiente sonidero y de los bailes que se extienden toda la noche, se ven arlequines y muchos trajes relacionados con la batalla del 5 de mayo (que es su más grande celebración callejera). En Gustavo A. Madero hay influencia tlaxcalteca y las dos figuras centrales son “las morras” y “los huehuenches”.

En Tláhuac destacan los carros alegóricos, que llevan a bordo a las reinas de cada comparsa. Lo mismo pasa en Iztapalapa, donde abundan los charros enmascarados —que portan conjuntos bordados a mano con canutillo de oro, con motivos que van desde las grecas prehispánicas hasta gladiadores luchando con leones o deidades hinduistas—.

En la mayoría de los pueblos hay venta de micheladas en la calle y la autoridad se hace de la vista gorda, porque lo importante es la fiesta, que en general se lleva en son de paz y sin conflictos. Las fechas de los carnavales no son fijas, pero en Facebook es fácil encontrar en qué barrio será la parranda.

Compartir
Artículo anteriorLos lugares favoritos de Ana Claudia Talancón en la CDMX
Artículo siguienteCrucigrama 9 de Marzo de 2017
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.