Chilango Nostálgico: las series de la infancia noventera

serie noventeras

Si eres un niño de los noventas, seguramente creciste junto con los personajes de una o más de estas series.

Nadie puede negar que los noventas están de moda y, para quienes nacieron en esos años, ver las tendencias y la nostalgia de esa década trae más de un buen recuerdo de infancia, pero las series de la infancia y la pubertad sin duda nos traen los mejores, así que aquí te dejamos una lista para que las recuerdes como se debe y, de paso, que te enteres del reboot que una de estas series tiene planeado.

El Príncipe de Bel-Air

Antes de que Will Smith fuera el reconocido actor que nos conquistó en Hombres de Negro y nos decepcionó en Después de la Tierra, Smith era un reconocido rapero con una deuda de más de dos millones de dólares y una oferta televisiva que le ofrecía una segunda oportunidad. Esa es la historia de cómo nació el príncipe de todo Bel-Air. La serie se estrenó en 1990 y mostraba los choques de clases en una manera principalmente cómica, haciendo del tío Philip y de Will dos polos que constantemente se enfrentaban de una u otra manera. La serie no sólo nos dio horas de diversión, también nos regaló un rap en español que es ya un himno para nuestra generación, así como el famoso baile de Carlton, el cual nunca olvidaremos.

¿Le Temes a la Oscuridad?

Ahora American Horror Story es el referente para las series de antología y más si se trata de terror, pero en los noventas nosotros teníamos ¿Le Temes a la Oscuridad? con su respectiva sociedad de medianoche. Esta serie estaba inspirada en La Dimensión Desconocida, pero buscó darle un giro juvenil. El resultado fue la adaptación de cuentos cortos y leyendas urbanas en episodios que mostraban un auténtico ambiente de terror y suspenso.

Clarissa lo Explica Todo

En 2013, el personaje de House of Cards, Frank Underwood rompió la cuarta pared y el mundo se volvió loco; pero en los noventas, Clarissa Darling ya nos había mostrado una protagonista que se dirige directamente a la audiencia y fue igual de increíble. Clarissa lo Explica Todo se estrenó en 1991 y fue la primera serie dirigida a niños y adolescentes con una adolescente como personaje principal. La trama gira en torno a la adolescencia y todas los cuestionamientos y confusiones que la misma conlleva, pero se diferenció de otras series por su manera de tratar el tema: poco drama, mucha comedia y con un videojuego ficticio en cada capítulo.

La Niñera

Ya fuera porque tus papás la veían todo el tiempo, o porque el siete no se cansaba de ponerla los fines de semana, La Niñera era parte de tu repertorio televisivo cuando eras niño. El primer episodio se transmitió en 1993 y muestra más coincidencias de las que te imaginas con El Príncipe de Bel-Air: por un lado, ambos personajes se encuentran cimentados en las experiencias de los actores que los interpretan y, por otro, ambos muestran el contraste entre la clase alta y los barrios de clase media-baja estadounidense. Pero en este caso esta se centra en Fran Fine, quien es confundida con una niñera mientras vende maquillaje de puerta en puerta dando inicio a una relación maternal bastante única y, ante todo, llena de estilo.

Aprendiendo a Vivir

Cuando hablamos de crecer con una serie, Aprendiendo a Vivir es un referente inmediato para toda una generación. Durante siete años pudimos conocer a Cory, Shawn y Topanga, empezando con la incómoda pubertad, hasta verlos convertidos en unos veinteañeros. Lo más increíble de la serie es que logró tratar temas de impacto social como el consumo de drogas, el acoso sexual y el maltrato intrafamiliar dentro de una comedia juvenil sin caer en lo absurdo, sino al contrario, fortaleciendo el título de la serie.

Sabrina, la bruja adolescente

Después de Clarissa, Melissa Joan Hart volvió a la pantalla chica como Sabrina, una adolescente que descubre, en su cumpleaños 16, ser una bruja. Si bien este personaje fue la continuación de Clarissa en más de un fanfiction, algo es seguro: no podía haber un mejor papel para Hart, pues la serie también se enfoca en los problemas de esta etapa. Aunque, claro, tenía la temática de la hechicería y contaba con la ayuda de sus tías, Zelda y Hilda, quienes —junto con el gato favorito de toda una generación, Salem— a veces la meten en más líos de los que la sacan. Sin duda la serie decayó con los años, pero nadie puede olvidar esas primeras cuatro temporadas de 1996 al 2000 que, ya sea por sus personajes o sus creativas aventuras, son un clásico noventero.

Kenan & Kel

Si Pinky y Cerebro tuvieran una versión “live-action”, sus personajes seguramente serían muy similares a Kenan y Kel, siendo el primero quien siempre tiene un plan que nunca falla en meter a ambos en problemas, mientras que Kel lo sigue fielmente. Esta serie fue una de las primeras comedias que vimos de pequeños y con la cual seguro pasaste horas riendo de la pésima suerte que perseguía al dúo en cada capítulo, además de la gaseosa de naranja seguro nunca volvió a ser lo mismo para ti.

La Bruja Desastrosa

Si una serie hizo uso de la frase “en el nombre lleva la penitencia”, fue La Bruja Desastrosa, quien nombró a su protagonista, al menos en la versión de hispanoamérica, Mildred Embrollo. Y es que, ya fuera por mala suerte o por su inexperiencia, Mildred causaba desastres en cualquier lugar donde se encontrase. Aunque siempre lograba salvar a todos al final, en cada episodio lograba encontrar una nueva manera de meter la pata para su desgracia y nuestro deleite. Al final de la serie y gracias a todos los problemas que solucionó, Mildred logró convertirse en una de las mejores brujas de su generación. En una década donde reinaba la temática de la magia, no es extraño que este éxito noventero haya llegado a cada casa mexicana.

Malcolm el de en medio

Si bien este no es un clásico de los noventa, todo niño que nació en esa década no podía deja de sintonizar el canal 5 para poner la serie favorita: Malcom. Seguramente ya hay más de un análisis sobre esta serie, en especial porque abrió camino para varias historias de antihéroes, aunque en un panorama menor al de Breaking Bad, por ejemplo. En la serie conocemos a Malcom, un adolescente genio que es molestado por sus compañeros de clase y por sus hermanos por igual. Quizá fue el cinismo de la familia, la ridiculez de cada situación en que se encontraban o la irreverencia llevada al límite del programa, pero sin duda fue una comedia como ninguna, tan impredecible como divertida.

Cuentos de la Cripta

Hablando de series que rompieron cánones, ¿recuerdas Cuentos de la cripta? Esta serie se estrenó en 1989 y seguía una premisa similar a ¿Le Temes a la Oscuridad?, aunque con un contenido menos amigable para la programación familiar. Se basa en los cómics del mismo nombre que salieron en la década de 1950 y ya que fue transmitida por HBO, no hubo censura alguna en cuanto a lenguaje, violencia gráfica o escenas sexuales. Este programa quizá no tuvo los efectos especiales de hoy en día, pero las ideas de contenido son más escalofriantes que muchas de las películas que están en cartelera, pues el terror que se maneja es psicológico, bastante similar al de Hitchcock.

Si extrañas esta serie tanto como nosotros, te tenemos buenas noticias: la serie ha sido un punto de conversación en los posibles reboots noventeros desde hace mucho y hace tan sólo un año, M. Night Shyamalan (sí, el director de Sexto Sentido), confirmó que sería él quien dirigirá el proyecto. Si ya estás impaciente por volver a tu infancia con un buen cuento de terror antes de dormir, aquí te dejamos el teaser trailer de lo que TNT ha estado preparando: