En defensa del reggaetón

El reggaetón es un género polémico. Si bien es cierto que algunas de sus figuras mas notables logran ventas multimillonarias de sus discos, en muchos círculos se le considera menor, cutre, facilón.

Gozó de su mayor auge en los años en los me tocó trabajar en una estación especializada en música alternativa —rock mas sus fusiones y derivados— y el rechazo que manifestaba la audiencia de esta frecuencia (Reactor 105.7) ante esta música tan popular era notable. No solo era desdén, a veces llegaba a ser rabia.

Y la verdad es que a mí sí me gustaba y me sigue gustando. Me intrigó y me sedujo desde que escuché “Te ves buena” con el General, un tema que si bien en su momento no era considerado reggaetón, pues el término aun no se acuñaba, de cierto modo nos introdujo a lo que vendría años después. Lo primero que llamó mi atención es que su base son dos estilos que siempre me han interesado, el hip hop y el reggae. Resultaba interesante ver como gente joven, proveniente de barrios populares en Panamá y Puerto Rico, se adueñaba de estas formas de hacer música para luego retorcerlas, hasta convertirlas en un lenguaje propio del cual se valían para contar historias, hacer retratos des sus calles, y compartir su forma de vida y de encarar el mundo. Si, se le puede acusar de frivolidad, de manifestar un materialismo burdo, de sexista, de ser innecesariamente agresivo, pero sin duda es un reflejo puntual de un lugar y de un momento.

Además hay música parece emanar de las vísceras, generada por nuestros instintos mas primitivos que es tan potente o mas que la que proviene de una mente lucida. Y el reggaetón claramente pertenece a la primera categoría.

Y luego aparecieron algunos artistas que llevaron dotaron al genero de profundidad, que utilizaron su imaginación para llevarlo a lugares insospechados o que incluso lo convirtieron en un método de protesta.

A quien dude de las bondades del reggaetón, le invito a escuchar la nueva obra del gran Tego Calderón, uno de sus mas respetados exponentes, un tipo original, de lírica privilegiada y cuya influencia no ha sido menor.

Se llama “El que sabe sabe”. Una maravilla.

 

http://youtu.be/d2bnmj-Tqv4

 

(Rulo / @ruleiro)

 

Compartir
Artículo anteriorSolución del crucigrama: febrero 5, 2015
Artículo siguienteMaco: El Epicentro Del Arte
Rulo ha trabajado como locutor y programador en estaciones de radio como Radioactivo y Reactor. Ha sido director editorial del periódico Frente. Actualmente conduce el podcast llamado "La edad media" en la plataforma Convoy.