Fin del mundo a la chilanga

Ahora que Trump es presidente, la idea el apocalipsis no suena tan disparatada, ¿cómo podemos prepararnos los chilangos para el fin del mundo?

El arca
Necesitamos dos chilangos de cada especie para volver recrear la CDMX después del diluvio nuclear. Dos chairos, dos godínez, dos maloras, dos punks del Chopo, etcétera.

noahsark
Códice chilango
Hay que dejar documentos que hablen de cómo vivíamos. Indispensable la receta del taco al pastor, un registro de los dibujitos del Metro y la grabación de “se compran colchones”.

huehuecoyotl

Refugio antinuclear
Durante el apocalipsis, hay que instalarse en la línea naranja del Metro de la CDMX. Es tan profunda que ninguna radiación le llegará. Asegúrate de agarrar lugar cerca de una tienda naturista.

metro

Latas
Que el fin del mundo no te agarre con el estómago vacío ni con comida desabrida. Guarda muchas latas de frijoles charros, de salsa verde y de chipotles. De postre: chongos zamoranos.

cans

Una buena playlist
Nada como ver al mundo arder mientras escuchas death metal, cumbia y reguetón. Seguro que van a cortar el internet, así que ármate unos mixtapes y recupera tu walkman ochentero.

music

Cucarachas
“¿Comes cucarachas?”. ¿Quién no recuerda esa escena de la película Elisa antes del fin del mundo, de los 90? En ella, Sherlyn se preparaba para lo peor con una dotación de estos crujientes insectos.

cucaracha

CDMX-Men
Como los defeños hemos estado expuestos a toda clase de bacterias y sustancias tóxicas, en una de esas ya tenemos superpoderes con los que enfrentaremos el holocausto trumpista.

cdmx

Vámonos a Mérida
“Cuando se acabe el mundo, me voy a Mérida”, dice el dicho. La capital de Yucatán es tan apacible que allá ni se sentirá el apocalipsis. Nomás hay que prepararse para el calorón.

merida

Fotos: Shutterstock/ Especiales