Las historias de niños fantasmas en la CDMX

Dicen que no hay lugar en el mundo que se escape de tener fantasmas. Buenos o malos siempre pueden causar un susto de los buenos, y peor tantito si son ánimas de pequeños que pasaron al “más allá”, porque son muy traviesos.

La Ciudad de México está llena grandes recintos como el Estadio Azteca o el Teatro de la Ciudad, en la que no sólo se hacen eventos masivos, pues también tiene sus leyendas macabras en las que se aparecen niñas y niños fantasmas.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: HECHIZOS CHILANGOS POR MENOS DE 50 PESOS

Aquí te decimos los lugares en los que, rumoran, se aparecen fantasmitas que te pueden provocar varios sustos. Si eres valiente y quieres ir a jugar con ellos, te decimos a dónde debes ir.

La Muñeca

casa_jesus_reyes_heroles

Cuentan que en la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles se aparece una niña a la que conocen como la Muñeca. Este nombre se lo pusieron los empleados del lugar porque dicen que porta un vestido ostentoso y joyas. Lejos de temerle, la gente se ha acostumbrado a verla y hasta “convive con ella”. Así que si andas por la zona no dudes en ir a saludarla, pues parece muy amistosa.

El aparecido

estadio-azteca-1960

Del Estadio Azteca se cuentan muchas historias, por ejemplo la del niño que se aparece en la noche. Se dice que si lo ves te pedirá ayuda, pero justo cuando intentes ayudarlo éste desaparecerá frente a tus ojos. Quienes vigilan el recinto dicen que el niño murió aplastado en un disturbio ocasionado durante un evento.

Nany y David

panteon_dia_muertos_nin771os-9

Cuentan que en el Panteón San Isidro se aparece Nany, una pequeña que suele materializarse frente a los automóviles ocasionando que pierdan el control y se estampen contra la barda. También dicen que ahí se aparece David, un niño que le pide ayuda a los sepultureros para que le digan a su mamá que lo deje descansar en paz, ya que la señora,acudía diario al panteón.

El niño de la diadema

teatro-de-la-ciudad-gastv

Los técnicos del Teatro de la Ciudad cuentan que nunca ocupan las diademas para comunicarse, entre ellos, pues cuando lo han hecho se puede escuchar cómo rebota una pelota y luego la voz de un niño que los invita a jugar con él. Algunos de los técnicos cuentan que hasta su nombre pronuncia.

Pablito

restaurante

Se dice que cuando existía el Restaurante Ixchel, en la colonia Roma, se aparecía Pablito, un niño que falleció allí hace mucho tiempo. Él solía hacer travesuras, como abrir las llaves del fregadero, algunos de los veladores que lo vieron, no soportaron la impresión y renunciaron. Cuentan que los dueños del restaurante crearon el postre Pablito, en honor de tan travieso fantasma.

 

(Foto: Cuarto Oscuro y cortesía)