Manual de Márquez y Julión

narco

Estas son las instrucciones para hacer cosas buenas que parezcan malas.

 

1Cosa buena

Vaya al Cañón del Sumidero. Rente varias lanchas y, en su calidad de Presidente, siéntese en la proa acompañado del gobernador del estado y lúzcase invitando a Julión Álvarez. Una estrella del canto. ¡Ay, ese mágico momento en el que se encuentra con su ídolo! Presúmale al pueblo y suba fotos de ustedes al Instagram, al Face, a todos lados.

 

2Cosa mala

Cuando se entere de que su ídolo, ese tal Julión, es acusado por EUA de lavar dinero para el narco, borre cualquier rastro de fanatismo y amor que lo ligue a él. Borre de su memoria los poemas hechos canciones que cantaba a gritos en la regadera del avión presidencial. No vayan a creer que usted es un narcopresidente con narcoamigos.

 

3Cosa buena

Gane campeonatos, sea uno de los mejores defensas que ha parido el futbol mexicano y triunfe como rey con el Barça. Usted también es un ídolo: la gente lo ama, idolatra, lo imita, lo desea. Gane dinero y diversifique sus inversiones. Reciba dinero del gobierno y encargue sus negocios a personas de su confianza para firmar documentos.

 

4Cosa mala

Cuando el Departamento del Tesoro lo incluya en la lista de los testaferros de El Tío, póngase a rezar. ¿Usted se hizo amigo del tal narco Raúl Flores sin saber de sus negocios sucios? ¿Tenía usted, en su mente futbolista, idea de lo que sus hombres de confianza negociaban? Pues lo que creía recibir como gesto caritativo, resultó dinero sucio.

 

5Cosas mexicanas

El país está sacudido. Otra vez sus ídolos han seguido el manual de los malos pasos. Sus ídolos, esos perfectos, inalcanzables, benditos y patrióticos han embarrado de pantano su delicado plumaje. Parecen ser narcos. Nada más estrujante. ¿Los ídolos escogieron el narco style? ¿Despilfarrar es la aspiración? ¿Cedieron ante el narco?

Compartir
Artículo anteriorCuida tu piel con estos maquillajes
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.