México, ¿para los mexicanos?

¿Qué significa ser mexicano? ¿Un mismo territorio, las costumbres, la historia? ¿Cuántos de nosotros sabemos quién fue el primero en decir que los mexicas eran aztecas? El examen que los extranjeros deben hacer para naturalizarse como mexicanos incluye esta y otras 100 preguntas más con respuestas en las que, incluso, hay falsedades. Los trámites son tortuosos y extenuantes.

Humboldt, México para los mexicanos es una obra que habla desde la extranjería. Escrita por el chileno Ernesto Anaya Ottone, dirigida por David Psalmon, creador francés y fundador del colectivo Teatro sin Paredes, e interpretada por extranjeros provenientes de Chile, Brasil, Japón, Francia y Rumania, este trabajo indaga en la experiencia de sentirse lejos, ser foráneos. Es una mirada ingeniosa, ágil y crítica de creadores que, por diversos motivos, han querido ser mexicanos y son residentes del país.

LEER COLUMNA ANTERIOR: Juana in a million

La puesta en escena teje distintos hilos conductores: por un lado, la historia personal de estos artistas y sus razones para llegar al país; por el otro Pedro Páramo, la obra de Juan Rulfo que inaugura el realismo mágico y donde la figura del padre es omnipresente, y finalmente, Alexander von Humboldt, científico e intelectual alemán, quien fue el primero en explorar todos los rincones del país, que realizó mapas y reunió sus descubrimientos en un magno libro, reconociendo así a esta nación. Fue Humboldt quien entregó a Jefferson, en ese entonces presidente de Estados Unidos, los mapas de las riquezas mexicanas y despertó los intereses de aquel país. También fue Humboldt el primer extranjero que, sin pedirlo, fue naturalizado mexicano. La ironía está dicha.

Con escenografía de Ana Patricia Yáñez e iluminación de Daniel Primo, así como un uso del espacio creativo al abarcar diferentes niveles y perspectivas, este montaje es una mirada de lo extranjero, en un país donde conviven distintas formas de sentirse así (los indígenas, por ejemplo, también son extranjeros). Es una propuesta inteligente que incita a la reflexión sobre nuestra condición como mexicanos.

TEATRO SANTA CATARINA
Jardín Santa Catarina 10, Coyoacán.
Jue-vie, 20 horas; sab, 19 horas; dom, 18 horas.
$150.

 

 

 

(Mayté Valencia)

 

Compartir
Artículo anteriorVoto CDMX
Artículo siguienteRetrato íntimo de Nick Cave
Periodista cultural. Fue editora de la sección de artes escénicas de la revista La Ciudad de Frente y ha colaborado en revistas como La Tempestad, Paso de Gato entre otras. Twitter: @mayvs_