Pintar en el arte contemporáneo.

El Estrecho de Gibraltar mide 13km de ancho y su función es separar África de Europa. Si una línea de niños sale de España, caminando por el mar, y se dirige a Marruecos, y al mismo tiempo una línea de niños deja de Marruecos y se dirige hacia España, ¿las dos líneas podrían juntarse, ó alcanzar a verse en el horizonte? (Don’t Cross the Bridge Before You Get to the River, 2008)

¿Cuánto tiempo podrías permanecer cerca de una zona donde se producen enormes tormentas de polvo y ojos de tornado y cuántas ideas podrían surgir de ver tremendo espectáculo visual durante diez años? (Tornado, 2000-2010)

Un grupo de niños en Kabul Afganistán, juegan a envolver y desenvolver el rollo de una película alrededor de su ciudad ¿De dónde salió ese material fílmico, y qué sucede que a pesar de estar en un país con situaciones de guerra tan latentes, los niños juegan con tanta libertad? (Reel-Unreel, 2011).

Ahí apenas algunas de las ideas que el artista belga Francis Alÿs, lleva de la fantasía artística a la realidad inmediata en la muestra Relato de una Negociación: una investigación sobre las actividades paralelas del performance y la pintura. Y es que el trabajo de Francis reflexiona sobre lo que significa pintar hoy en día, pintar en el arte contemporáneo. Partiendo de la premisa de que el análisis de un típico cuadro ha quedado en el pasado, Francis crea pinturas que se componen de varias disciplinas y métodos al mismo tiempo: como el performace, los fotogramas, el video, los diagramas, los mapas mentales, ó los objetos físicos. Y a partir de esas enormes instalaciones a las que desde ahora podemos llamar “cuadros pictóricos” habla de su relación con las negociaciones y políticas impuestas alrededor del mundo.

Hasta 16 de agosto,

Museo Tamayo Arte Contemporáneo

Paseo de la Reforma No. 51, Col. Bosque de Chapultepec, Del. Miguel Hidalgo

Martes a domingo 10:00 a 18:00hrs

$19.00

+Conversación en torno al trabajo de Francis Alÿs

Jueves, 19:00hrs, Auditorio Museo Tamayo.

Entrada Libre.

(Aretha Romero)

Compartir
Artículo anteriorVuelve The Jesus and Mary Chain
Artículo siguienteMoras