Objeto del Deseo: Rockabilly Dream

El outfit perfecto ya no es un sueño, ahora puedes verte como siempre has querido con vestidos retro hechos 100% a tu medida.

Vas a cientos de tiendas en busca del vestido perfecto, de pronto, después de varias horas de caminar y caminar, hallas por fin algo que te gusta, pero al entrar al probador no te amolda de alguna parte del cuerpo, pierdes las esperanzas y regresas a casa con cero ilusiones. ¿Te suena?
Rockabilly Dream es la tienda de Mega, una joven emprendedora mexicana que parece tener magia en las manos, pues es capaz de confeccionar el diseño que siempre has tenido en la mente. También, si tienes ganas de que te sorprenda, puedes dejarte en sus manos para que ella te haga ver como salida de una película de los 50: original y elegante, cubierta con materiales de excelente calidad.
Si eres amante de la época de las pin-up girls, y siempre has querido saber dónde puedes encontrar estos femeninos y peculiares vestidos, contacta a Mega, quien se especializa en los escotes de corazón, los vuelos y los estampados vistosos. Desde el vestido para fiestear o para asistir a algún compromiso formal, hasta el vestido de novia; aquí puedes cumplir tu sueño de verte como salida de otro tiempo, con la certeza de que nadie va a tener un diseño como el tuyo, pues está hecho especialmente para ti.

A la puerta de tu hogar
Además de crear para ti el vestido perfecto, Mega puede ir hasta tu domicilio, o donde más te convenga, para tomarte las medidas y platicar sobre lo que tienes en mente. Si ya compraste la tela, se la puedes dar y ella sólo se encargará de volver realidad esa prenda que traes desde hace meses en la cabeza.

¿Dónde comprar?
Visita su página en Facebook: facebook.com/Rockabillydream

El Plus
Si además de tener un vestido especial, quieres completar el look, puedes comprar alguno de los bolsos artesanales que Mega también hace a mano.

Al máximo
Mega es un estuche de monerías, pues también es capaz de replicar peinados de la época y armar tu look de pies a cabeza.

 

Compartir
Artículo anteriorLa última y nos vamos
Artículo siguienteRegla de tres: Masacre en Xoco
Comunicóloga, fotoreportera musical, colabora en Revista Kuadro. Joven por siempre.