TagCDMX: tres días para transformarse

TagCDMX es una constante lucha contra las leyes del espacio-tiempo, un querer estar en todo a la vez: acá hay un taller de animación pero allá hay una plática sobre creatividad pero en aquel lado hay un concierto padrísimo pero ya me dio hambre y quiero una hamburguesa pero ya mero empieza la conferencia de mi cineasta favorito y me tengo que ir a formar. Es la dulce neurosis de andar corriendo de un lado a otro y saber que, aunque termines en la sala equivocada, te vas a topar con algo interesantísimo y saldrás de ahí sabiendo algo nuevo.
El primer día empezó tempranito con un concierto de Los Amigos Invisibles: ahí sí dio gusto madrugar para hacer ejercicio. Después, con el público ya ejercitado y desayunado, los editores de Wired, The Fast Company y Code for America especularon sobre el futuro de los medios, en una charla muy entretenida. Y luego, Wayne Coyne entrevistado por Cha! fue un encuentro de creatividad que hasta los detractores de su música hubieran disfrutado.
La plática entre Spike Jonze y Bennett Miller, entrevistados por Óscar Uriel, fue inspiradora y muy divertida: el primero es tan alocado como sus películas y el segundo es serio y reservado, pero juntos son una serie cómica esperando ocurrir. Y luego, el plato fuerte de todo el evento: el creador de Mad Men, Matthew Weiner, acompañado de los actores Elisabeth Moss (Peggy Olsen) y John Slattery (Roger Sterling), platicaron de su experiencia en la increíble serie y revelaron algunos secretos de la producción. Y para cerrar la jornada: ¡conciertazo de los Flaming Lips!
Los dos siguientes días el público estuvo más diluido, en clases, conferencias y actividades más especializadas. Por ejemplo: talleres de producción de documentales, fotografía abstracta, cómics, diseño editorial; pláticas de publicidad, altruismo digital, derechos humanos, cine independiente, emprendimiento, televisión, videojuegos; desfiles de modas, obras de teatro, conciertos y hasta un show de comedia.
Inolvidable la plática de M. Night Shyamalan, que tiene muchos más fans mexicanos de lo que uno podría sospechar; una de ellas lo admiraba tanto que, en la sesión de preguntas y respuestas, le pidió trabajo. Fue un buen ejemplo de lo mas bonito de TagCDMX: ver a tanta gente joven reunida, divertida, ilusionada; impetuosa y dispuesta a aprender. Es la pura ebullición de ideas y creatividad. La navidad de los universitarios y de los ya-no-tan-jóvenes-pero-igual-de-entusiasmados. ¡Ya que vuelva a ser!

(Tamara De Anda)

Compartir
Artículo anteriorOreja a Sotomayor
Artículo siguienteEl Rey en el pista