Un cachito de Rusia en la Condesa

Descubrimos una fondita rusa en la parte no tan populosa de la Condesa, cerquita de la embajada rusa hay una ídem pero de comida. Se llama El cuento ruso porque la decoración alude a historias infantiles clásicas de ese país, y es un restaurantito barato y sencillo donde puedes conocer un poco de la gastronomía típica de allá.

Para empezar, pide unas pirozhki, empanadas esponjositas al horno que van rellenas de papa, carne, col u hongos. Las sopas son ricas cualquier día del año, pero las tardes lluviosas potencian su sabor y poder apapachador. Pero la especialidad es la shuba de arenque, zanahoria, huevos, papa y betabel con mayonesa.

De los platos fuertes te recomendamos el bliny, una especie de híbrido entre crepa y burrito, ligeramente dulce, relleno de picadillo de res con huevo y acompañado de crema para un toque acidito. La mezcla de sabores y texturas es deliciosa.

Hay cervezas de Baltika. Sus nombres son números, te recomendamos la #6, una porter chocolatosa, o la #4, una lager oscura con carácter. Si no quieres alcohol, el kefir es un fermentado de yogur.

Para cerrar (o si andas por ahí con un antojo dulce), no dejes de probar el pastel de miel. ¡Qué cosa! Está compuesto por finas capas de masita dulce, intercaladas con crema y espolvoreado con migajas de pan. Es glorioso. Un plus del local es que tiene su tiendita, donde hay artesanías, juguetes y chacharitas rusas.

¿Dónde? Art Café “El Cuento Ruso”/ Av. Benjamín Hill 99, Hipódromo Condesa