Una artista en constante aprendizaje

Hace ya varios años empezó a sonar el nombre de Zemmoa (inspirado en la frase en francés c’est moi que significa “soy yo”) en todas las fiestas de la Ciudad de México.

La presencia de esta chica de cabellera negra, larga altura y que se pasaba por el arco del triunfo las ideas preconcebidas sobre el género no dejó indiferente a nadie.

En la noche, dice, es cuando pudo liberar su personaje y es por eso que durante muchos años fue considerada la reina de la fiesta.

Pero esto, a pesar de ayudarla a sentirse más libre, no la llenó. Pronto se dio cuenta de que ella no quería estar en la fiesta; quería ser la fiesta. Así que, de una vocación que siempre había tenido, empezó su carrera musical.

Su primer disco, Puro desamor, no tuvo la suerte de ser grabado por las disqueras a las que acercó, pues a su juicio nadie estaba preparado para un personaje como Zemmoa.

Así que lo resolvió como cualquier artista del do it yourself lo haría: creó su propia disquera llamada Zemmporio.

De este material surgió un tour internacional, reconocimientos y participaciones que le hicieron darse cuenta de que estaba haciendo lo correcto y, sin embargo, que aún tenía más cosas que dar.

Una caja de sorpresas

Zemmoa no puede definirse como cantante, ni como reina de la noche. A sus intereses se suman la joyería, el diseño, la moda, la fotografía, el cine y la pintura. Lo mismo edita un video que pinta un cuadro, y cualquier cosa nueva que se le ocurra y no sepa cómo hacer, la resuelve con un tutorial de YouTube.

Sin embargo, de todas las cosas en las que enfoca su energía, hay una que resalta: la Asociación Civil Mexiro (Actúa Consiente y Gira a México), que es una organización juvenil creada por Zemmoa y sus amigas que busca convertir la acción social en un estilo de vida.

Enfocada en el medio ambiente y en los problemas sociales, esta asociación realiza actividades como rescate del trabajo artesanal de nuestro país, reforestaciones y el Festival de Cine Consciente, que surgió de una época en la que la artista dejó un ratito la fiesta para ponerse a ver películas y descubrir que había un lado crudo pero educativo que quería compartir.

#YOYAYTU

Para seguir siendo la artista independiente que es, Zemmoa ha encontrado medios que le ayudan a crear sin tener que sacrificar su libertad creativa.

Recientemente se asoción con Fondeadora, una plataforma que ayuda a exponer proyectos ante la gente para que apoyen y se vuelvan parte de ellos.

Así surgió la campaña #YOYAYTU, creada para fondear su siguiente disco NNVAV (¡Nada nos va a vencer!), en el que la compositora comparte historias todo lo que le inspira: el amor, la soledad, el crecimiento y vivir la vida luchando como todos los demás.

Apoyar #YOYAYTU

http://fondeadora.mx/projects/zemmoa-yoyaytu

Mexiro

http://mexiro.org/

(Miréia Anieva)