Una charla casual

En un formato poco tradicional, estas sesiones se convirtieron en un punto de encuentro para los jóvenes emprendedores.

En japonés, pechakucha significa algo así como chismorreo o plática breve y casual. Dos arquitectos de Tokio decidieron tomar este término para bautizar una pequeña idea que tuvieron y que logró extenderse por todo nuestro planeta. El objetivo es simple: reunir a mentes creativas para que una a una compartan las experiencias que han tenido con sus proyectos personales frente a un público con el que generan conversación al final. El reto: que no sea una conferencia aburrida y tediosa en la que todos pierdan el interés a la media hora. La solución: la presentación de cada participante debe contar únicamente con 20 diapositivas que serán explicadas en 20 segundos cada una.

 Aunque al principio estaban enfocadas en el diseño y las artes, se fueron extendiendo a causas de carácter social, literario y hasta político. Las PechaKucha Nights se fueron corriendo de boca en boca (y con la ayuda de internet) y ahora se celebran en más de 700 ciudades en el mundo. En total, cada presentación transcurre en poco menos de siete minutos, lo que hace imposible que los espectadores se aburran.

En México, estas sesiones se hacen desde 2005, siendo el DF la cuarta ciudad que se unió al movimiento. Para celebrar el aniversario 13 de este fenómeno se contará con la presencia de Laura García (La dichosa palabra), el novelista gráfico BEF, periodistas, cineastas y artistas, presentados por Tamara de Anda.

12744331_948327715252499_5439872814104631881_n

Aniversario PechaKucha

Segundo Callejón San Juan 25, col. Centro.

Hoy a las 19:30 h.

$100.

Compartir
Artículo anteriorDetrás del polarizado
Artículo siguienteUn lugar para entrar en contacto con la naturaleza
Nació en Xalapa, Veracruz en 1988; es antropóloga, reportera y editora. Ha publicado en diversos medios nacionales y actualmente escribe en Máspormás sobre cine, libros y cultura.