El Vive Latino, un joven con mucha historia

Nuevas propuestas musicales, bandas legendarias, actividades alternativas y música de gran calidad son la fórmula del éxito para este festival luego de 17 ediciones.

La década de los noventa trajo el resurgimiento de los festivales musicales alrededor del mundo: Lollapalooza, de Perry Farrell –cantante de Jane’s Addiction– en 1991, fue el inicio de una nueva etapa para reunirse y celebrar la música; Glastonbury y Reading, en el Reino Unido, se sumaron renovados a la ola, así como el aniversario 25 de Woodstock, en el 94.

México no quería quedarse fuera de la fiesta y, gracias a la visión de algunos empresarios, en 1998 llegó a la Ciudad de México el primer encuentro masivo de rock en español, el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino. Con un cartel que reunió en un mismo lugar a bandas como Molotov, Café Tacvba, El Tri, Los Tres e Illya Kuryaki and the Valderramas, el festival abrió puertas a grupos consolidados y emergentes.

A TRAVÉS DEL TIEMPO

El Vive Latino ha recorrido un largo camino desde su edición inaugural, donde contó con dos escenarios para presentar a más de 30 bandas durante un fin de semana. Aunque la segunda ronda llegó hasta el año 2000, la convocatoria y los resultados de ésta superaron las expectativas de los organizadores, dando bases al evento para convertirse en un referente musical colectivo.

Prueba y error es la fórmula característica en la evolución del festival, que con cada edición trae algo nuevo de qué hablar. Durante 18 años el formato pasó de no llevarse a cabo por completo o realizarse sólo un día, como en 2003, hasta el intento de extenderse por cuatro, de forma fallida en 2013, aunque sin duda la diversificación de los shows es el tema más sonado en cuanto a los cambios que ha sufrido.

La inclusión de representantes anglosajones fue en un principio causa de polémica entre los asiduos asistentes, por tratarse de un encuentro “puramente latino”. Lo mismo sucedió al fusionar bandas de géneros como reguetón, cumbia y sonidero en el cartel, siendo el ejemplo más claro la primera participación de Calle 13, donde únicamente interpretaron cuatro canciones antes de que el público los corriera del escenario. Hoy en día, conjuntos como Los Ángeles Azules, Los Tigres del Norte y el Sonido La Changa son recibidos con gracia, agrado y alta asistencia.

Aún con las dificultades que implica llevar a cabo un evento de esta magnitud y mantenerlo en el gusto del público, momentos como el reencuentro de Caifanes, en 2011, o el tributo a Gustavo Cerati, a manos de eminencias musicales, muestran por qué hasta el día de hoy el Vive es rey entre los festivales de Latinoamérica.

 

QUÉ VIENE PARA ESTE FIN

A diferencia de las últimas ediciones, este año el festival regresa a sus orígenes con un line up mayoritariamente latino, aunque habrá de todo para todos.

Para los nostálgicos que quieran recordar viejas glorias, Los Auténticos Decadentes, Tex Tex, Los Toreros Muertos, Café Tacvba y Vicentico se presentarán en los entarimados principales; pero el show revelación entre los clásicos será Plastilina Mosh, quienes regresan después de dos años. En cuanto a las bandas anglosajonas, se encuentran The Prodigy, Two door cinema club, Baroness y Of Monsters and Men.

ÉNTRALE A LO NUEVO

El primer día la recomendación va por Totomás en la Carpa Intolerante, un colectivo de músicos argentinos que mezcla pop y ritmos latinos. Si lo tuyo es algo más movido, a las 19:55 horas el mismo escenario presentará a Los Frankys: mucho a go go, surf y personajes enmascarados, así como en una película del Santo. Tampoco dejes de ver a Pedrina y Río, un dúo de colombianos electro pop.

Para el domingo, checa la presentación de los argentinos Ampersan, quienes suenan mucho a la onda neofolk y experimental con ritmos mexicanos y electrónicos; el mismo día, desde Guatemala, llega Easy Easy, una banda peculiar que toca rock, hip-hop, soul y líricas en inglés. The Chamanas, en la Carpa Doritos, son uno de los grupos underground más esperados, pues prometen mucho sonido fronterizo: folk, pop, western y música regional.

ACTIVIDADES ALTERNATIVAS

Para darte un break entre concierto y concierto, esta edición del festival trae por primera ocasión la Casa Comedy, una carpa con integrantes de la escena standupera y comediantes mexicanos como Alexis de Anda, Ricardo O’Farrill, Sofía Niño de Rivera, Diablito y otros. Además regresa la carpa de Ambulante con una cartelera renovada y ad hoc con tono musical, pues presenta Ziggy Stardust and the spiders from Mars, de David Bowie, y Janis: Little Girl Blue, la vida y trayectoria de la cantante a través de testimonios y memorabilia.

CURIOSIDADES DEL VL 

Panteón Rococó es el grupo con más participaciones en el festival, sumando ocho. Le siguen El Gran Silencio, Ely Guerra, Nortec, Liquits, Zoé y La Gusana Ciega con siete.

maxresdefault

$180 costaba el boleto de entrada para el primer Vive

boletoprimerVL2

La edición con menos asistentes fue el 29 de noviembre de 1998, al reunir sólo 18 mil personas.

3919fe_2b6039121b4d4beeba85998567026e3e

 

SOBREVIVE A TU PRIMER VIVE: FESTIVALERO PREVENIDO VALE POR DOS 

Si te resististe a ir al festival cuando Panteón Rococó era el grupo fuerte y el boleto costaba $180, es momento de recapacitar y pensar que aún se puede tener un primer vive decente

  • Empecemos por lo básico, ¡lleva ropa cómoda! Sabemos que es importante cómo te ves, pero unos buenos jeans, tenis, camiseta y algo para cubrirte del frío harán el trabajo rudo.
  • El pronóstico meteorológico para el fin de semana no es muy favorable; si no quieres estar mojado durante horas, carga un impermeable o de plano una de esas bolsas de plástico. Mínimo.
  • Necesitas mucha energía para bailar, cantar y correr de un escenario a otro, así que llega bien comido. Aunque adentro hay opciones, lo mejor es no estar ahí con el estómago vacío.
  • Hablando de la comida, te avisamos que habrá largas filas para hacerte de una hamburguesa o tacos; lleva el efectivo suficiente para bebidas y alimentos porque no se aceptan tarjetas.
  • Está chido precopear antes de meterte de lleno al festejo, pero mejor mídele a las chelas. ¿De qué sirve gastar en tu boleto si te la vas a pasar dormido o vomitando en el Sanirent? #Notcool.
  • Si no quieres morir queriendo ver a todas las bandas, ubícate a los lados de los escenarios para estar en un lugar cómodo para moverse. Llega con anticipación a cada show.
  • La salida es una de las cosas más caóticas que encontrarás de esta experiencia. Si vas a pedir Uber, aléjate lo más posible de las calles aledañas o avenidas principales de la zona. El Instituto Mexicano de la Juventud pondrá a disposición camiones a nueve rutas que saldrán desde la puerta dos del Palacio de los Deportes, a partir de las 12 de la noche a las 2 de la mañana.

 

Compartir
Artículo anteriorEl libro toma la calle
Artículo siguienteUna película que te da motivos para creer en el amor
Periodista en una feliz relación amorosa con la música. Chilanga hasta el tuétano que vive por lo que ama, ama todo lo que vive, y usa Snapchat de manera compulsiva. Pregúntale lo que quieras de cultura pop.