Oriente en el paladar: dónde beber chai

chai

Una forma simple de explicar qué es el chai sería describirlo como un té aromatizado con especias (nuez moscada o jengibre, por ejemplo). Además, tiene fama de ser benéfico para el sistema digestivo.

4Inigualable y natural

Los devotos del chai saben que el de Biscottino es uno de los mejores que puede encontrarse en la ciudad. El gran plus del establecimiento no solo es la cuidadosa presentación que se le da a cada plato y bebida, sino su línea de repostería y panes hechos en casa (el pan tostado es un must). Otras bebidas muy recomendables son el latte de menta, el capuchino con cardamomo y el expreso.

Caffe Biscottino
Luis G Urbina 4 Local 1, col. Polanco Chapultepec

 

3Un sitio exótico

Abrió hace tres años y su línea es simple, pero atractiva: té oriental de primer nivel. Sus precios son accesibles y la atención es muy buena (si algún cliente conoce poco sobre tés y tiene un gusto particular por ciertos sabores, el personal le puede recomendar una bebida de la carta). También se puede pedir té para preparar en casa; y sí, su chai tiene una de las mejores famas de la zona.

Shaktea
Culiacán 52, col. Condesa

 

2El toque europeo

Aquellos que buscan un lugar tranquilo harán de esta casa de té su lugar preferido. La variedad de su carta es impresionante y uno de los favoritos de los comensales es el rooibos chai caramel. Si se quiere algo un poco más sustancioso, vale la pena probar la tarta alsaciana, el panqué matcha y el chocolate au fondue. Se recomienda sentarse en los lugares del último cuarto.

Maison Française de Thé Caravanseraï
Orizaba 101, col. Roma

 

1De gusto fuerte

Otro local con un séquito de clientes fieles y devotos. Las opciones clásicas (leche de soya o masala; verde o negro) son muy buenas. Quienes no están acostumbrados a los sabores fuertes, tal vez deban pedir algo ligero, puesto que las bebidas son muy especiadas y aromáticas. Una vez que alguien ha probado el chai negro y las tartas de dátil, será difícil que las pueda olvidar.

Chai Bar
Chilpancingo 105, col. Hipódromo

 

Compartir
Artículo anteriorAhí andaba Huir para encontrarse
(Ciudad de México, 1988) Escritor. @joulipo