Entrevista | Michael League

Michael League entrevista
Foto: Cortesía

Checa nuestra entrevista a Michael League, miembro de Snarky Puppy

El colectivo de jazz-funk-world-soul-pop Snarky Puppy vuelve a Ciudad de México con su nuevo disco, Culcha Vulcha, el más impredecible hasta ahora.

La música de Snarky Puppy es casi indefinible. Compuesta por más de 25 músicos —en rotación—, está lejos de ser una típica banda de world jazz, pop, funk o soul. Es, digamos, una orquesta que improvisa y fusiona géneros. Algo más: no solo combina sonidos del mundo, se los apropia.

A unos días de su concierto en CDMX —el 12 de diciembre en el Teatro Metropólitan—, el bajista, compositor y líder de la banda Michael League nos habló sobre las influencias de su nuevo disco y las amplias posibilidades de hacer música libre, visceral, con partituras, pero sin fronteras.

Culcha Vulcha es su primer disco de estudio. ¿Por qué decidieron no grabarlo en vivo como los otros?
Quisimos hacer un disco con canciones que, de cierta manera, reflejan las muchas influencias que hemos acumulado en diez años de hacer tours alrededor del mundo. Es un trabajo más consciente, aunque no deja de lado la improvisación, lo más divertido de Snarky.

¿Cuáles son esas influencias?
Diría que, en principio, música brasileña, sonidos de distintas partes de Estados Unidos, mucho de Irán y de Turquía (donde usan instrumentos verdaderamente increíbles). También hay de Argentina y de México. De hecho, nuestra música ha sido muy influenciada por el mariachi.

Platícame más de esas influencias que han salido de nuestro país.
En la universidad conocí a un tipo que escuchaba mariachi y tocaba con un guiño hacia ese estilo. Desde entonces tengo ese ritmo conmigo. Ahora, Culcha Vulcha tiene guiños al jazz latino y al mariachi, en particular nos inspiramos en Luis Alcaraz, el famoso director de orquesta. Nos gusta mezclar los ritmos mexicanos con los cubanos. Otra de nuestras influencias es Eliades Ochoa, de Buena Vista Social Club, quien ha tocado con nosotros, igual que el baterista mexicano Antonio Sánchez, de Pat Metheny Group.

Foto: Cortesía

¿Has compuesto estas canciones en tus viajes o esperas a volver a Nueva York?
Sí, compongo en el viaje. En el avión, en el hotel, en el autobús. No solo porque tengo las ideas frescas, sino porque si no las llevo al papel, mueren.

No todo es composición para ustedes. La improvisación es importante. ¿Cómo logran ese balance?
Buscamos hallar un equilibrio. Las partituras son nuestra base, pero toman su camino. Lo difícil de la improvisación es ser verdaderamente honesto y auténtico. No queremos imitar el trabajo de otros músicos, no queremos fingir música que no es nuestra. Buscamos apropiarnos de lo que entendemos de cada género y acercarnos con nuestras propias propuestas y estilos. Es un balance delicado. No es fácil lograrlo. Creo que la mejor manera de respetar la música es hacerla nuestra.

Por eso cada concierto es único…
Sí. Por eso me emocionan tanto los conciertos. Decidimos el setlist hasta que llegamos al escenario y lo más divertido es ver hacia dónde va la banda cada noche. Por eso me gusta componer canciones que nos permitan ser libres al interpretarlas.

También te puede interesar: Entrevista | Washed Out después de tocar en el Corona Capital