Matute, mucho más que covers

Encabezados por Jorge D’Alessio, estos seis músicos han encontrado una forma de honrar el legado de la década ochentera y mantener viva la nostalgia que muchos sienten por aquella época

FOTO: LULÚ URDAPILLETA

Una banda de covers. Es la definición simple de Matute. La vía rápida para llegar al grano: Matute son seis músicos con un amplio repertorio en inglés y español de la década de los 80. Tan tán.

También existe otro camino para explicar qué es un Matute. Es la ruta larga, que atraviesa paisajes emocionales, apasionados y, quizá, hasta fanáticos. Matute son seis músicos devotos de la música pop y rock que representó el espíritu celebratorio de una época. Y que renunciaron a otros proyectos para dedicarse a esto.

Jorge D’Alessio apachurra la colilla del cigarro en el cenicero. Deber de ser el cuarto o quinto de la tarde. Su boca expide una masa de humo, como las máquinas de hielo seco de los antros. La voz enronquecida se eleva para mencionar algo sobre “la pasión”.  Para dejar claro que, si hay una razón por la que Matute existe, es esa y solo esa.

Jorge asiente, porque sabe que, además de una emoción, la nostalgia es un objeto de consumo. “Sé a lo que te refieres. Pero lo que hacemos no va por ahí”.

“No, no, no”.  El resto del grupo niega con la cabeza y con la voz. Son Tana Planter, vocalista; Paco “Oso” Morales, bajista; Nacho Izeta, guitarrista; Pepe Sánchez, tecladista; e Irving Regalado, baterista. “Matute es mucho más que covers. Hacemos esto porque amamos las canciones que interpretamos. La experiencia es completa: recreamos el ambiente de la década de los 80 porque lo que ofrecemos al público es más que música: es todo un show”.

La experiencia Matute, o bien, el túnel del tiempo que absorbe al público y lo transporta, directo y sin escalas, a una extraordinaria fantasía ochentera.

Así ocurre desde que eran la banda en vivo de diversos antros. Los de Matute no se limitaban a interpretar canciones, sino a recrear las tardeadas preparatorianas de los 80, con disfraces e interacciones con su público. Ahora, las presentaciones de la banda son un despliegue audiovisual que retoma elementos como los reproductores de sonido BoomBox, los casetes, así como los colores estridentes.

En principio, afirman, tocaban por diversión y por gusto. Matute se formó en 2006, pero cada uno tenía su propia trayectoria como músicos acompañantes de otros artistas: Alejandra Guzmán, Thalía, David Bisbal, Yuri y otros personajes de esa talla.

Una vez a la semana, sin falta, se reunían para integrar a la banda estelar del antro, que desde su nombre llevaba el manifiesto: Matute. Cualquiera que haya crecido frente a la televisión de los años 80 sabe que ese es el nombre del policía de la caricatura de Hanna-Barbera, Don Gato y su pandilla.

Una noche de antro, Jorge D’Alessio les propuso llevar a la banda a otro nivel. Es decir: dejar de tomarlo como hobby. Abandonar otros proyectos que no eran propios, sino de otros. No volverse a ausentar de una tocada por cumplir con otros compromisos. Si iban a ser una banda de covers de los 80, serían La Banda, así: en mayúsculas y con todo el glam posible.

“Esa noche lloramos”, dice D’Alessio, mientras que el baterista Irving Regalado asiente y explica: “En ese tiempo tocaba para Alejandra Guzmán. Me iba bien. Yo ya tengo una familia y no es tan fácil dejar la estabilidad y saltar al vacío”.

Pero Irving lo hizo. Lo hicieron todos.  En 2009, tres años después de integrarse como Matute, grabaron su primer disco en Italia y lo titularon Ochenterizzimo: un álbum compuesto por 10 temas en inglés y español que revisaba canciones tanto de Tina Turner (“What’s love got to do with it”), Michael Sembello (“Maniac”), Flans (“Veinte millas hacia el mar”), Kenny y los Eléctricos (“No huyas de mí”) y hasta de Al Corley (“Square rooms”).

Al disco le siguieron dos espectáculos temáticos: 80’s Box Show y La guerra de los ochenta. El concepto Matute se extendió a otras plataformas: en 2012, Jorge D’Alessio se asoció con los administradores del Show Center Babilonia para que cada sábado funcionara como un antro con el prolongado nombre de Donngato, Matute´s House of Music. Y un año después, en febrero de 2013, la banda comenzó con la transmisión de su programa de variedades MatuTV, a través del canal Telehit.

Posteriormente, la banda lanzó dos discos e inició la gira La Matutera por México y Estados Unidos. También grabaron un tema inédito: “So stupid”. Y este sábado, se presentan en el Auditorio Nacional.

“Es un sueño”, dice Tana Planter. “En nuestra primera tocada únicamente asistieron nueve personas y ahora ya tocamos frente a miles en el Auditorio”.

Por amor, insiste Jorge. “Esto es lo máximo, lo que siempre quise hacer en la vida”, dice el músico convencido. “Creo que, como Matute, honramos y difundimos el legado de los años 80. Es una forma de preservar la memoria, de conectar con el público que lo vivió, y de compartirlo con las nuevas generaciones”, agrega.

O dicho de otro modo: con los millennials. Esos que, a diferencia de Jorge, no supieron lo fregón que era jugar en una videoconsola Atari, escuchar música en un reproductor BoomBox, regresar la cinta de un casete utilizando una pluma, rentar películas en formatos como el Beta o el VHS, o tener noción de quién o qué es un Matute.

  • 4 temporadas duró el show MatuTV, programa de televisión transmitido por el canal Telehit.
  • 4 discos tiene la banda, entre ellos: Ochenterizzimo y Matute en vivo Vol. 2.
  • 2006 fue el año en el que se formó la banda liderada por Jorge D’Alessio.