Meade muestra su lado chilango

El secretario de Desarrollo Social es fan de los tacos de bistec y ocasional usuario del Metro y el Metrobús. Ha trabajado con dos presidentes y no pierde la esperanza de competir por Los Pinos.

FOTOS: LULÚ URDAPILLETA

Este presidenciable es un caso raro en la administración pública. Luego de tener varios cargos en el sistema financiero público, se volvió secretario de Energía y de Hacienda en el gobierno del panista Felipe Calderón (2006-2012). Pero ahí no paró la cosa: asumió el puesto de canciller en el gobierno priista de Enrique Peña Nieto, en el que ahora es secretario de Desarrollo Social.

Pocos tienen ese currículum. “Desde 1930, nomás yo”, me dice desde su oficina ubicada en un edificio de Paseo de la Reforma. “[Plutarco Elías] Calles tuvo cinco secretarías. A mí nomás me falta la de Guerra y Marina”.

Y fundar un partido político, le dije en broma, a lo que el funcionario contestó: “Si tenemos tiempo”.

Meade es chilango y aficionado a los tacos, pero confiesa que en este tema tiene una diferencia importante con Juana, su esposa. Al él le gustan los tacos de bistec y de hongos que preparan en El Rincón de la Lechuza, un restaurante de la zona de Miguel Ángel de Quevedo al que va desde que era pequeño. Sin embargo, ella tiene predilección por los de El Califa y no sólo prefiere ir ahí, sino que son los tacos que lleva al secretario cuando le organiza fiestas por su cumpleaños.

En su cartera, según me mostró, trae “una tarjeta del Metrobús, su credencial de elector, tarjetas de crédito y el dinero [140 pesos en billetes] que me dio Juana”.

¿Ella te da el gasto, secretario?

Ella me da el gasto y administra las finanzas de la familia.

¿Has salido al mercado o al supermercado a ver cómo están los precios de los productos?

No, pero sí estamos muy pendientes de los precios, siempre los revisamos conforme a las encuestas de inflación.

Dice el Inegi [Instituto Nacional de Estadística y Geografía] que hay menos pobres en México. ¿El secretario le cree al Inegi?

El tema de la pobreza no es un tema de estadísticas, sino de oportunidades de vida para los mexicanos.

¿Quién ha sido tu mejor jefe: Calderón o Peña Nieto?

Los dos son diferentes y tienen distintos estilos. Al presidente Calderón le agradezco que, sin haberme conocido mucho, me haya ofrecido dos posiciones muy importantes [dentro de su gabinete]. Y al presidente Peña Nieto le agradezco su generosidad, que me compromete doblemente porque no tenía él ninguna necesidad de convocarme [a los cargos] que ahora desempeño con lealtad y compromiso.

¿Si fueras presidente de México, qué hubieras hecho con los gobernadores de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua [a quienes se ha señalado por supuestamente cometer actos de corrupción y tratar de protegerese]?

Prefiero no ponerme en esa hipótesis.

¿Y qué hubieras hecho para evitar el crimen de Ayotzinapa?

De nuevo, lo que desde la Sedesol [Secretaría de Desarrollo Social] estamos haciendo es reconstruir tejido social y por la vía de ofrecer mejores oportunidades para construir un mejor entorno de seguridad.

Noto que tienes un prestigio que es muy reconocido dentro del círculo rojo, pero no veo que conectes tanto con la gente en general en México…

Acompáñame a una gira y vas a ver que me va muy bien con la gente. Yo he caminado por prácticamente todos los rincones del país. Uno va generando percepción de equipo y se vuelve parte de las historias de vida sobre las que está cerca.

¿Te veremos crecer en las cifras de las encuestas?

Es muy posible, porque esta secretaría te permite una exposición diferente. No me levanto pensando cómo le puedo hacer para que me conozcan más, sino pensando cómo le puedo hacer para cumplirle de mejor forma al Presidente.

Me quedé pensando… ¿A poco has usado el transporte público de la Ciudad de México?

Sí, la última vez fue hace tres meses, el Metrobús. Antes lo usaba con frecuencia porque la estación La Bombilla [de la Línea 1, en la zona sur de la capital] está a dos cuadras de mi casa. No lo hago seguido, pero la última vez que lo hice la gente me reconoció, de repente [me pidieron] una fotografía. Para unos fue sorpresa, para otros no; la mayor parte [de los pasajeros], que iba de vuelta a casa, no reparó en que estaba ahí. Cuando he ido tarde a una reunión con el jefe, tomo el Metro de Ermita y me bajo en Zócalo.

¿Y usas helicóptero para evitar el tráfico y las inundaciones?

Usamos en la secretaría un transporte híbrido que tiene la gran ventaja de poder circular a diario.

MeadeA

En cifras

  • 47 años tiene José Antonio Meade, quien estudió Economía en el ITAM y después en Yale.
  • 109,371 millones de pesos tiene asignados la Sedesol como presupuesto para este año.
  • 408 mil seguidores tiene Meade en Twitter, donde envía mensajes y hace transmisiones.