Millennials con derechos

Derecho de los jóvenes en la CDMX

La nueva Constitución promete a los jóvenes un primer trabajo bien pagado y conexión wifi gratis en espacios públicos, entre otros derechos

ARTE: ALBERTO MONTT

En esta ciudad habita el 7% del total de jóvenes de todo el país. Es decir, hay más de dos millones de hombres y mujeres de entre 15 y 29 años de edad que disfrutan, sufren, trabajan, transitan, viven, protestan y recrean la ciudad, pero pocos son los que conocen sus derechos.
“Es muy importante que el concepto de derechos humanos no sean palabras ajenas o solo se utilice cuando son violados. Los jóvenes saben que los tienen, pero también deben conocerlos para poder ejercerlos”, dice Fernanda Olvera, directora del Instituto de la Juventud de la CDMX (Injuve).

Actualmente, los jóvenes chilangos gozan de más de 30 derechos expresados en la Constitución de la CDMX, sin embargo, para los expertos en leyes, los más importantes son aquellos que preservan el bienestar económico, familiar y emocional, es decir, las normas que garantizan alimento, salud y un hogar libre de violencia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Juventud, en la Ciudad de México más de la mitad de los jóvenes tienen acceso a un servicio público de salud, ya sea a través del Seguro Social (IMSS) o Seguro Popular. Respecto al hogar, la mayoría de los jóvenes cuenta con un lugar para vivir, de estos, el 51.3% lo hace con sus padres.

Para Fernanda Olvera, la alimentación de los jóvenes capitalinos no representa mayor problema, ya que esta garantía es una de las más atendidas por gobierno e instituciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas o el Comité de Oxford para el hambre —por mencionar algunas—. Sin embargo, donde hay que poner mayor atención es en aquellas legislaciones que tienen que ver con violencia o discriminación.

“Hay que seguir avanzando para que desde las instituciones no sean privados de sus derechos en hospitales o procesos penales. Se tiene que trabajar con una visión generacional. Recordemos que también hay discriminación para que los contraten en su primer trabajo; hay muchas contradicciones que plantean la sociedad, las familias o el mundo empresarial”, opina la funcionaria.

DERECHO MILLENNIAL

Aunque en la ciudad ya existe la Ley de los Derechos de las Personas Jóvenes, algunas garantías se incluyeron en la nueva Constitución de la Ciudad con base en los intereses actuales de los jóvenes, como la garantía para disfrutar de una conexión a internet en espacios públicos (en ciertas plazas o transporte) o el matrimonio entre personas del mismo sexo, algo que hace menos de 10 años no se pensaba que fuera posible.

“Una de las hipótesis de por qué no vemos a los jóvenes tan activos luchando por sus derechos es que van perdiendo de vista lo que ya tienen. Son batallas que se tienen tan ganadas y perdemos de vista la lucha tan intensa que implicó llegar siquiera a ir a un concierto, por ejemplo”, agrega Olvera.

Existir en la sociedad
En el apartado E de la nueva Constituciónde la Ciudad de México, se explica que
“se reconocerá el carácter diverso y heterogéneo de las personas jóvenes, así como sus necesidades específicas”, es decir, que la legislación ya los distingue dentro de las normas, así como lo hace con los niños, las mujeres o los adultos mayores.

Y para favorecer a este gran nicho de la población, la Carta Magna de la ciudad estipula derechos estrictamente creados para los jóvenes chilangos. Algunos de ellos son: ejercer la personalidad, sexualidad, autonomía y formar una familia como lo decidan (artículo 6); tener una vida libre de violencia y de discriminación (artículo 11); disfrutar y aprovechar los espacios públicos para las actividades culturales y recreativas, así como acceder a la red de internet pública (artículos 12, 13 16 y 8); moverse en bicicleta y tener prioridad sobre los automóviles (artículo 13); defender los derechos humanos y sentirse seguro (artículo 6); exigirle al gobierno la implementación de políticas públicas que impulsen el desarrollo (artículo 17); al cumplir los 18 años pueden postularse como candidatos independientes, sin tener que afiliarse a un partido político (artículo 27); garantizar los derechos a un trabajo digno, a un seguro de desempleo, esparcimiento, descanso y disfrutar del ocio (artículos 10,11 y 13), y por protestar o manifestarse públicamente, nadie los puede criminalizar (artículo 7).

Pendientes por resolver

Aunque se han ganado varias garantías, quedan algunos “huecos”, como la incongruencia que pone en entredicho la mayoría de edad. “La Constitución de la CDMX se quedó corta porque no es posible que alguien de 16 años pueda ser secretario general de un sindicato o comisariado ejidal, pero no pueda elegir a sus gobernantes a esta edad”, señala Carlos Cruz, integrante de la organización Cauce Ciudadano. También señala que los derechos sobre la libertad de expresión y de manifestación “deben ir acompañados de un protocolo más claro sobre la actuación policial, porque la mayoría de la gente que se manifiesta es joven”.
No se puede avanzar en materia de derechos si los jóvenes no hacen el esfuerzo de conocerlos y atender sus obligaciones. Una ley de vida que, sin importar la edad, permite una mejor convivencia en sociedad.

En cifras: 

  • 2015 es el año en que se publicó la Ley de los Derechos de las Personas Jóvenes en la CDMX.
  • 23.7 es el porcentaje de la población joven que habita actualmente

    en la capital del país.

  • 36 es el número de artículos que contempla la Ley de los Derechos de las Personas Jóvenes en la CDMX.