Peatones en alto riesgo

peaton
Arte: Nuri R. Melgarejo.

Cada ocho horas, un peatón sufre un accidente en algún crucero o vía de la ciudad. El año pasado hubo 93 muertes por atropellamiento y el peligro se concentra en vialidades principales.

Por Mariana Limón

Un hombre se apoya en su andadera para cruzar la calle. Son las 10 de la mañana en el cruce de Eje 3 Oriente y Eje 5 Norte, en San Juan de Aragón. Sosteniéndose en su andadera, el hombre avanza con dificultad. Su lentitud contrasta con la de los automóviles que se acercan. No hay señales que indiquen el límite de velocidad a la vista. Justo antes de alcanzar el otro extremo de la calle, un auto pasa a su lado a toda velocidad, casi rozándolo. Este el cruce más peligroso de toda la ciudad.

Tan solo de enero a diciembre del año pasado, de acuerdo con cifras de la Subsecretaría de Control de Tránsito, 11 personas murieron en este punto. Las razones son evidentes. En este crucero, los autos se encuentran: están los que corren de norte a sur y los que avanzan de oriente a poniente. Y aunque existe un puente, casi nadie lo usa debido a su altura y a que existen dos semáforos peatonales, además de los más de cuatro que regulan el flujo vehicular.

Por si fuera poco, los locatarios y comerciantes de la zona señalan otro problema: la estación del Metrobús San Juan de Aragón. Más de un peatón se arriesga a atravesar la calle con prisa con tal de abordar el transporte. Además, el Teatro Morelos, ubicado justo en contraesquina de la estación, suele organizar actividades para adultos mayores. Y son los ancianos quienes suelen tener la mayor dificultad para cruzar la calle.

Tan solo durante el 2016, se registraron 93 muertes por atropellamiento. 32 de ellas ocurrieron en la delegación Iztapalapa. Por su parte, la delegación Cuauhtémoc registro nueve personas que murieron en un accidente vial, cifra que se repite en el caso de la demarcación Venustiano Carranza.

Los cruceros más peligrosos

Es un lugar común decir que los peatones son culpables de los atropellamientos. En el año 2015, ante los más de ocho mil accidentes viales registrados, la PGJCDMX aseguró que, en ocho de cada 10 casos, los responsables de los accidentes son los ciudadanos de a pie o incluso los ciclistas, quienes no respetan las señalizaciones.

Sin embargo, como sucede con el cruce del Eje 3 Oriente y el Eje 5 Norte, la infraestructura de muchos espacios públicos suele no estar diseñada para el uso del peatón.

Los datos de la Subsecretaría de Control de Tránsito de la SSPCDMX revelan otros tres cruces en los que se presentó un alto número de atropellamientos el año pasado: avenida Insurgentes y calzada Ticomán, con nueve muertos; Anillo Periférico y avenida Tláhuac, con ocho atropellamientos mortales; además de Eje 3 Oriente y Circuito Bicentenario, con seis decesos.

¿Cómo identificar un crucero seguro?

Jorge Cáñez es experto en movilidad y seguridad vial. Desde hace más de cinco años, lucha por impulsar medidas que contemplen al peatón y los ciclistas. “La clave de todo es la velocidad. Esta es la que mata —explica—. Puedes ir distraído, pero si vas a cinco kilómetros por hora, no vas a matar a nadie. Y puedes ser el conductor más responsable del mundo, pero si vas a 80 kilómetros por hora, si alguien se te atraviesa, lo vas a matar”.

Cáñez también señala que hay factores de construcción en las intersecciones que reducen los riesgos para el peatón: “Un cruce seguro es aquel en el que se aseguran de que los coches no corran a más de 50 km/h y tiene reductores de velocidad”, explica.

Por otra parte, al igual que muchos otros activistas que buscan opciones de movilidad más efectivas y seguras, Cáñez considera que los puentes peatonales, en lugar de proteger a los peatones, otorgan a los carros un privilegio. “Se deben quitar las rejas y los puentes peatonales, ya que estos hacen que los conductores piensen que no hay peatones y, entonces, van más rápido”, añade.

Las horas con más atropellamientos

En promedio, cada ocho horas un peatón es arrollado en la CDMX. En 2015, la Conapra contabilizó un total de ocho mil peatones víctimas de un accidente vial. Por otro lado, un estudio georreferenciado realizado por el doctor Luis Chías Becerril y el maestro Héctor Reséndiz López del Instituto de Geografía de la UNAM analizó los datos de varios años e identificó los horarios con mayor incidencia de atropellamientos.

Si bien el riesgo es real en toda la ciudad, hay momentos que son más complicados. Según el documento, 30% de los atropellamientos y 53% de las muertes ocurren entre las cinco de la mañana y el mediodía.

El tema cada vez gana más importancia en la agenda pública. Organizaciones y activistas como La Liga Peatonal, Camina, Rey Peatón, Peatónito y los Supercívicos han ganado batallas importantes. Un ejemplo es el programa Paso Seguro que implementó el gobierno capitalino en el año 2015 para mejorar 54 cruceros riesgosos. Además, se ha logrado implementar reductores de velocidad y parquímetros.

“Todo esto son medidas que hemos ganado los ciudadanos —concluye Cáñez—. Pero aún no existe un buen sistema de datos para saber si mejoramos. Debe existir un observatorio que pueda arrojar indicadores claros, estamos trabajando en él. Vamos bien, pero aún falta mucho trabajo”.

En cifras

  • 57% de los atropellamientos que se registran en la CDMX ocurren en vías primarias.
  • 4% de la red vial chilanga está compuesta por vías primarias, las cuales son las más letales.
  • 120 pasos seguros se han instalado en 10 corredores viales durante los últimos dos años.