Carta a Mancera

Doctor:

Le escribo porque voté por usted. O mejor dicho, voté por el que usted nos dijo que era. Prometo no quitarle más de un par de minutos; luego, se lo aseguro, podrá seguir haciendo ejercicio.
Sus intenciones de buscar la Presidencia son legítimas. La autodestrucción o creerse lo que uno no es también son derechos humanos. Lo que usted haya hablado y pactado con Peña Nieto para 2018 es su problema. Cada uno sabe cómo hacerse daño. Lo que no tiene derecho es a perjudicar a quienes gobierna.
Quienes votamos por usted lo hicimos porque nos habló de un gobierno progresista. ¿Sí se acuerda de haberlo prometido, verdad? Ese gobierno progresista, doctor, no incluye a tipos como Héctor Serrano. Tampoco a Joel Ortega, pero de ese luego hablamos. Le decía: nosotros no votamos por Serrano, es decir, no votamos por un hombre que viene de la cloaca priista, que transa, que espía, que amenaza y que sabrá dios qué otras monerías más hace. El poder que usted le ha dado es grosero. Por culpa de Serrano, por ejemplo, el ambulantaje y la delincuencia nos han vuelto a agarrar del cuello. Pregunte a la gente, verá que no estoy exagerando. Por Serrano, también, usted ha caído en la trampa de buscar quien pague por la pasada derrota electoral (¿sabía que Serrano no le ayudó a ninguno de los candidatos que usted puso? Si él va a coordinar su campaña para 2018, de antemano le digo que lo espera el fracaso. Un operador político, entiendo, está para cuidar a su jefe, no para perjudicarlo. ¿O le sabe algo Serrano y por eso no puede correrlo?).
El PRD-DF perdió la ciudad en las elecciones pasadas 1) porque usted no gobierna; si no se ha derrumbado su administración ha sido porque la jefatura capitalina tiene un gran salvavidas: la política social que implementaron sus antecesores. 2) Porque Serrano es quien en realidad dirige el partido y puso y quitó candidatos con el hígado y con el bolsillo. 3) Porque los neoperredistas gobernaron para enriquecerse (Víctor Hugo Robo, perdón, Romo, es un pequeño ejemplo, y no es por su estatura). 4) Porque gente como Mauricio Toledo o Víctor Hugo Lobo sólo vieron por sí mismos el día de la elección; cheque los números; unos hasta pidieron el voto por el PAN. 5) Porque supuestos perredistas como Leticia Quezada vendieron sus delegaciones a Osorio Chong. 6) Porque Raúl Flores es un pésimo dirigente; hasta su chamarra Puma pirata es malísima. 7) Porque López Obrador sigue siendo el político en el que menos desconfía el chilango. 8)… Podría darle más razones, pero supongo que la gente que lo rodea ya le presentó un diagnóstico y sabe que el principal culpable empieza con la letra Héctor y termina con Serrano.
Doctor:
Tiene menos de dos años para reconstruir su imagen. No necesita otro vocero ni primeras planas absurdas en los periódicos. Necesita gobernar y sacudirse a su secretario de Gobierno. Más temprano que tarde, ese hombre va a dinamitar la poca aprobación que aún le queda a usted.
Me despido proponiéndole un trato: si corre e investiga a Serrano, en 2018 vuelvo a votar por usted o por el que entonces diga usted que es.

Compartir
Artículo anteriorLlevando risas a todos los rincones
Artículo siguientePeriodismo y poder, por @wilberttorre
Ganó el Premio Gabriel García Márquez en 2013. Es tres veces Premio Nacional de Periodismo en Crónica. Autor de "Gumaro de Dios, el caníbal"; "Placa 36", "Entre perros", "El más buscado" y "Chicas Kaláshnikov y otras crónicas".