Manual de la Chapo-lítica-ficción

No hay mejor historia para un éxito hollywoodense que lo que todos los días ocurre en las oficinas del gobierno mexicano desde donde se escribe el guión del atole con el dedo.

  1. Misión cumplida: ¡El pan y circo están servidos!

Una vez que haya capturado al criminal más peligroso del mundo-mundial y de las galaxias-galácticas (peor que Darth Vader), es hora de presumirlo. No importa que en México continúe la fiesta de la corrupción (razón por la que se escapó el Chapo); qué fregados importa que en México el crimen organizado siga gobernando ciudades y estados (aún con el Chapo en la cárcel). ¡Vamos a presumir que tenemos al enemigo público número uno en nuestra manos!

  1. Que todo el mundo se entere

Una vez capturado, encárguele a su secretario de ‘GobernaChong’ que lo presuma ante embajadores, ante el mundo, pues. Sí, su secretario de GobernaChong, ése al que se le escapó. Que el mundo se entere de que somos un gobierno… inútil porque no pudimos tenerlo en la cárcel; y que seguimos siendo… corruptos y por eso lo vamos a extraditar, sí, porque nosotros no podemos garantizar que pague por sus delitos (no nos engañemos). ¡Vivas, aplausos, porras! Todos cantemos fuertemente el himno para que no se escuchen los que denuncian corrupción y narcogobiernos.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL DE CUAUHTÉMOC BLANCO

  1. Chapolítica ficción.

Encárguese de producir la idea de que con el Chapo en la cárcel México será otro país. Aunque en entrevista el Chapo haya dicho que con o sin él el negocio de la droga seguirá, usted festeje como si México haya ganado el mundial. No importa que el Cártel de Sinaloa siga fortalecido y operando gracias al poder del Mayo Zambada, el jefe del Chapo y quien sigue como Juan por su casa. Al fin de cuentas los mexicanos son re mensos y fácil de distraer. ¿Reclamarle a usted por la ineptitud que provocó la segunda fuga? ¡Para nada! Yo ya ni me acuerdo de la fuga.

  1. Misión cumplida: México está tranquilo.

Haga cita con el psicólogo para lograr superar tremenda realidad traumática: un actor de Hollywood logró posicionar la imagen de un criminal sangriento como un héroe, un campesino humilde, quien se superó gracias al tráfico de drogas, y usted, Gobierno, quedó como el corruptor destruye sueños y débil frente a la flota que presumió el Chapo de submarinos, aviones, camiones y barcos (militares, alcaldes, procuradores, gobernadores, funcionarios de…. al servicio de su negocio.

  1. Inteligencia ejemplar

Contrate a Kate del Castillo, quien, todo parece indicar, resultó mucho más efectiva que todo el aparato de inteligencia (es un decir) del Estado mexicano. Qué oso que mientras ellos, legítimamente, ya planeaban el siguiente éxito de Hollywood, usted en su oficina de gobierno (eso de “gobierno” también es un decir) observa cómo sus instituciones son devoradas por el pulpo llamado narcotráfico.

Compartir
Artículo anteriorLo que Sean Penn desnudó
Artículo siguienteDesencantadores de perros
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.