Manual para (sobre)vivir sin miedo

Manual

El miedo tensa, paraliza, hunde. ¿Es posible vivir sin él?

 

Después de Monterrey
No podemos prohibirle a nuestros niños y jóvenes ir a la escuela. ¿Qué ganamos? Cultivarles el miedo, el terror. No es tarea exclusiva de los gobiernos tener a nuestros niños seguros en el salón; los papás, la familia y amigos deben involucrarse mucho más: ¿cuándo fue la última vez que hablamos de violencia con ellos? ¿De sus amigos? ¿De sus dolores, miedos y locuras?

 

Después de Playa del Carmen
No debemos abandonar nuestros destinos turísticos o andar con miedo por los espacios públicos, porque eso significa ceder esos lugares a los criminales que viven y se enriquecen del miedo. ¿Cuándo fue la última vez que un gobernador honesto enfrentó a los criminales en serio, que garantizó protección a los negocios extorsionados y que dejó de pactar con los delincuentes?

 

Después de las medicinas falsas
No se trata de mentarle la madre a Duarte y ya. No alcanza con emputarse en las redes y blasfemar en las sobremesas. Si mataron a niños con cáncer desde el sector salud veracruzano, debe haber responsables purgando una condena. Si a cientos les dijeron que tenían VIH y no era cierto, o les mintieron a los portadores, deberíamos denunciarlo y revisar si eso sucede en el estado de junto, en la entidad de allá o en la ciudad donde vivimos. No callemos, denunciemos y exijamos consecuencias para que no se repita.

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA CONSTRUIR EL MURO

Después de Trump
¿Votaremos en México por gobiernos que no supieron defendernos? ¿Dejaremos en manos de la débil e hipócrita clase política nacional el destino de los mexicanos? Angela Merkel respondió a Trump (quien criticó la economía y migración europea): “El destino de Europa está en manos de los europeos”, no de Trump. ¡Sóbate, Trump! ¿Cuándo diremos eso los mexicanos?

 

Después de los jitomatazos
Pensemos: ¿no queda de otra más que aventar jitomates? Encabronados, agraviados e indignados estamos todos. Comparto el reclamo para que regresen el bono que se dieron, también creo que los políticos son insensibles. Pero, ¿los jitomates son más contundentes que las denuncias, las investigaciones y los datos? Si es así, somos un circo… como el de Trump.

 

Compartir
Artículo anteriorCarta a la clase política
Artículo siguientePistas para indecisos
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.