Otra de otra radio, por @goliveros

La Radio actual en México ha empequeñecido sus formatos. De la riqueza y creatividad que existía hace décadas, ahora la amplitud y frecuencia modulada se ha llenado de consejos de belleza, cartas y bromas y una rocola interminable de Payola que aleja a la audiencia, a pasos agigantados, del dial.

 Por ello, es tan importante revisar que sucede en otras partes del mundo y cómo debiéramos recuperar algunas fórmulas que en el pasado dieron realce al medio.

Existen los programas de concurso, los relatos y, por supuesto, la radionovela.

Desde Porfirio Cadena hasta Kaliman, México fue un amplio y orgulloso productor de radionovelas donde Radio Programas de México y Radiopolis llevaban la batuta. Tiempo después, los autopromocionales de las estaciones juveniles recuperaron parte del camino y, en 99, la W lanzó “La Herencia”, una idea donde el público debía sintonizar la novela radiodramatizada para deducir el enigma de la misma, ganar un Gran Premio.

Ahora el fenómeno de Radionovela tiene otro nombre y otro origen.

Durante años, la radio norteamericana ha transmitido el semanal This American Life, donde actores especializados en la voz dramatizan anécdotas, episodios derivados de casos de la vida real y hasta cuadros irónicos presentados por Ira Glass, primo de Phillip quien, de vez en vez, musicaliza algunos de estos programas.

This American Life decidió realizar un spin off con algo más atrevido. En octubre de 2014 presentó Serial, un podcast que entrelaza la dramatización y la investigación periodística de un hecho que cimbró a la sociedad norteamericana en los noventa.

Producido por Sarah Koenig (miembro del equipo de This American Life desde mediados de la década pasada e hija de un famoso publicista), Serial analiza la muerte de Hae Min Lee, una atleta de 18 años que muriera en 1999. Su ex novio Adnan Syed fue acusado de su asesinato y hoy en día cumple su sentencia de muerte por el crimen.

Serial en su primera temporada consta de 12 capítulos y es, hoy, el podcast más descargado en la historia de iTunes. El cuidado de la investigación y su estilo combinado con la dramatización logra un efecto de misterio y enganche único. El podcast no emite juicios de valor ni ratifica la culpabilidad de Syed, tampoco lo absuelve. Logra que el escucha se involucre y amplíe su criterio, situación que la radio actual evita.

Serial logra atraer nuevos radioescuchas a algo que, si no nuevo, si es renovado: la imaginación al poder vía el sentido del oído. Propuesta que todos los que hacemos radio debiéramos escuchar… y analizar.

( GONZALO OLIVEROS)
Compartir
Artículo anteriorTrancazos de valentía, por @apsantiago
Artículo siguienteNotas para un cabrito
Programador de radio que en sus ratos libres produce televisión. Habla en RMX y en Imagen. Su tiempo libre lo usa en hacer fiestas a las que llama 212.