¿Puede el mexicano más rico del mundo ser una buena persona?

A raíz de la publicación, esta semana, de Slim. Biografía política del mexicano más rico del mundo, la editorial Debate retomó una de las preguntas que cruza el contenido de mi libro y la lanzó a través de una página de facebook. Por supuesto que tengo mi propia respuesta a este cuestionamiento (la compartiré en una siguiente entrega de esta columna), pero antes me parece interesante compartir algunas de las contrastantes respuestas que han surgido en estos días en las redes sociales:

– Pues si es buena persona que reparta la mitad de sus billones entre los 53.3 millones de pobres. A cada uno le tocarían mas de 700,000 dólares (alrededor de 10 millones de pesos) y todos felices.

Es Carlos Slim, No Santa Claus.

Si eres tan buena persona reparte tu sueldo entre los pobres de tu colonia. Cuestión de perspectivas.

Es un excelente ser humano que no nació siendo rico. Es absurdo que quieran que reparta su fortuna y sin trabajar, es una mente brillante, por eso muchos no lo quieren pero tiene un corazón de pollo, basta con ver la página de fundación Carlos Slim y Fundación Telmex para darse una idea, lo único que pide es que seas un mexicano sobresaliente en cualquier área, que ayudes a los demás Mis respetos.

Dicen que donde hay un rico muy rico hay pobres muy pobres porque la riqueza no está repartida..!! Un ejemplo debería ser con sus empleados, que parecen esclavos, no se si sea bueno o no pero es lo que pienso!

– Seeee, súuuper “buena persona”! Con un sistema de cobranza muyyy poco claro en su compañía de telefonía celular cualquiera se vuelvo trillonario! Después de varias torcidas con cargos SIEMPRE a su favor, acabé por cancelar mi línea! Me quedó saldo a favor y JAMÁS lo pude recuperar. Y sí, a mí me sigue debiendo ese saldo! Increíble que Telcel no tenga en caja chica $800 pesos, no? Se los regalé al señorcito este! Está dura el hambre! Y estos $800 multiplícalos por toooodos los usuarios a los que le han hecho lo mismo! Pues sí, así te haces el hombre más rico, chingándote a todos de a poquito. Nah, no me interesa saber la historia de alguien así. Además es indignante que el hombre más rico del mundo genere “empleos” tan indignos como el de entrega-papel-de-baño en sus restaurantes y que, al parecer, vivan de propinas nada más! (Así o más miserable!)

– Pues quien sabe. Este señor dice que el no dona nada a comparación de otros porque dice que siempre seguirán siendo pobres. No sé si en realidad dice eso, no me consta y, claro, no todos los ricos son malos. Hay muy buenos, ¿pero para encontrarlos?

 – Que tiene que ver que sea una buena persona o mala persona: él fue el que se partió el queso para hacerse millonario.

 Para seguir alimentando este sondeo y este debate, les invito a que contesten esta pregunta en la página de Facebook del libro, o bien, me envíen a mi correo sus comentarios.

Compartir
Artículo anteriorEsquinca y Dickinson
Artículo siguiente26 días atrapados en el coche
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.