Tres cosas sobre Nuevo León, por @DiegoEOsorno

1- Ganan candidatos del tema de seguridad. Nuevo León padeció recientemente una de las mayores crisis de violencia de su historia. Durante casi tres años murieron y desaparecieron cientos de personas, además de que varias garantías civiles tuvieron que ser restringidas de facto en medio de una confusa disputa entre grupos del crimen organizado y organizaciones oficiales convertidas en fuerzas criminales en sí mismas. Hasta el cierre de esta edición, las preferencias indicaban que cuatro candidatos que protagonizaron este periodo trágico se alzarían con la victoria en la jornada del 7 de junio de 2015.

El candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, obtendría la gubernatura, luego de haber sobrevivido a dos atentados atribuidos al crimen organizado durante su gestión como alcalde de García, municipio conurbado de Monterrey. Por su parte, la alcaldía de Monterrey sería obtenida por el aspirante del PRI, Adrián de la Garza, quien en 2011, uno de los años más difíciles en materia de seguridad, asumió la Procuraduría de Justicia del Estado. En el caso San Pedro, el municipio más rico de México, el candidato del PAN, Mauricio Fernández Garza, se perfilaba para volver a gobernarlo, luego de que en 2009 inició su anterior gestión anunciando la muerte de un secuestrador cinco horas antes de que los restos de éste fueran encontrados. Finalmente, en el municipio metropolitano de Escobedo también repetirá la priista Clara Luz Flores, quien en su anterior mandato sufrió 14 atentados, incluyendo un ataque armado y el secuestro de su hijastro.

2- La televisión es derrotada por las redes sociales. Esta sería la primera ocasión en la que un candidato a la gubernatura logra ganar las elecciones sin el apoyo de las televisoras locales. El enfrentamiento de El Bronco con Televisa y Multimedios Estrellas de Oro fue constante durante la jornada electoral. Rodríguez Calderón anunció públicamente que en caso de ganar la gubernatura no daría ni un peso de publicidad a las televisoras locales; en cambio, su principal apuesta en materia de comunicación electoral fueron las redes sociales, donde su principal asesor, Memo Rentería, lo posicionó como una estrella de Facebook. Nuevo León es un estado con un 80 porciento de población urbana que tiene conectividad a internet. Esto permitió que Rodríguez Calderón pudiera acceder a miles de personas sin contar con el respaldo de la televisión.

3- El bipartidismo todavía tiene mucha vida. Tanto el PRI como el PAN, es probable que perdieran la gubernatura, pero acapararon las posiciones en el Congreso local y federal, ganaron las principales alcaldías e incluso arrasaron en municipios como San Nicolás, San Pedro, pese a la existencia de una veintena de candidatos independientes ligados a El Bronco. Puede entenderse así que el inminente triunfo de Jaime Rodríguez Calderón en las elecciones para gobernador no representa un movimiento ciudadano generalizado en contra del PRI y el PAN, los dos partidos que se han repartido el poder político en Nuevo León durante los últimos 20 años. El fenómeno de El Bronco (ex priista) quien hizo alianza con Fernando Elizondo (ex panista), aunque está relacionado con un hartazgo ciudadano, también tiene que ver con la selección de Ivonne Álvarez y Felipe Cantú como candidatos a la gubernatura. Ambos demostraron ser unos candidatos con escaso contenido político y además, sumamente desabridos.

(DIEGO ENRIQUE OSORNO)

Compartir
Artículo anteriorLa cruda, por @antonioortugno
Artículo siguienteAdversarios por el sabor: enchiladas suizas
Testigo y narrador de conflictos del primer cuarto del siglo XXI en México y otros países. Su más reciente libro es Slim (Debate, 2015). Participó en la Comisión de la Verdad de Oaxaca que investigó y consignó a funcionarios por ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura. Cofundador de agenciabengala.com.